AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Luis Feás Costilla

Un pintor que deja huella

0 comentarios



Publicado en La Voz de Asturias
Esteban Prendes. ´Se permite pisar´.
Sala Borrón, calle General Yagüe 3 (Oviedo). Lunes a viernes de 11.30 a 14.30 y de 18 a 21 horas. Sábados, de 11.30 a 14.30 horas.
Hasta el 12 de junio.
La pintura de Esteban Prendes está hecha con un derroche de energía y vitalidad. Si utiliza materiales pobres como pinturas industriales o lienzos sin imprimar es porque eso le proporciona mayor libertad. Según él mismo escribe, no pretende responder a ninguna pregunta ni solucionar enigmas, sino solamente contar lo que siente cuando pinta. Que se vea cómo lo hace, las huellas, que se muestre el rastro, el camino seguido. Los pies desnudos sobre el lienzo. Pintura-pintura, en la que de todas maneras es inevitable advertir una obvia voluntad representativa, de pintar lo que se ve, que ha ido cambiando con el tiempo pero que demuestra un afán por recoger y asimilar lo que le impresiona, algo normal cuando se ha viajado profusamente por la India y se vive en Berlín.
Algunos cuadros de las series pintadas en la ciudad india de Benarés y la capital alemana fueron ya mostrados en la única exposición individual realizada por el pintor gijonés hasta el día de hoy, en el Centro Municipal de Arte y Exposiciones de Avilés, en 2008. Precisamente ese año emprendía una extenuante tarea que parece culminar por el momento en las obras que ahora se exponen en la Sala Borrón de Oviedo, hechas en su mayor parte a lo largo del último invierno berlinés.
Del expresionismo inicial, repleto de figuras, se va pasando a un gestualismo mucho más retraído, condensado y resumido, en el que adquieren importancia los textos manuscritos a modo de manifiesto y se deja parte de la tela sin pintar.
Prendes trabaja con la mente en comunión con el paso de las estaciones, como es común, según Basho, en todos los que logran sobresalir en el arte, y está claro que el paso del último solsticio ha sido para él duro y frío, incluso traumático, lo que se traduce en lienzos más blancos, del color de la nieve, y huellas más livianas y aun así profundas, pero es seguro que más adelante seguirán nuevos cuadros llenos de contrastes, pintados en esta floreciente primavera.

El arte generoso


Nada hay más alternativo que ser generoso. También en arte. En un mundo dominado por la codicia y el afán de poseer, dar sin pedir nada a cambio es todo un gesto de resistencia ante la vorágine egoísta. No se trata tanto de no tener, conforme a la general norma ascética, como de producir sin apropiarse, según recoge por ejemplo el Tao Te Ching, o mejor aún de compartir con los demás cuando se tiene, como defendía el buen Epicuro, para quien no había mayor placer que compartir un trozo de queso con un amigo, o Jesús de Nazaret, que como el anterior predicaba que no hay mayor bien que la caridad ni nada que proporcione mayor alegría. Hasta Nietzsche, el transmutador de todos los valores, muestra a Zarathustra ansioso por compartir con los demás la copa de los conocimientos adquiridos en su retiro en la montaña y le hace declarar su amor "a quienes se prodigan y dilapidan su alma y nunca buscan agradecimiento ni retribución, pues esos son los que lo dan todo y no quieren conservarse a sí mismos". Y está claro que Esteban Prendes sabe ser generoso, incluso en lo material. Al joven pintor gijonés le gusta dar hasta en sus exposiciones comerciales, y por eso regala dibujos y bocetos, para agradecer a los demás el interés por lo que hace. Como todo el que empieza, tiene cierta prevención por la vertiente comercial de lo artístico y le agobia el hecho de tener que pintar a cambio de dinero, pero es de suponer que muy pronto aprenderá que no tiene por qué haber contradicción entre el comercio justo y la tarea honesta y sincera. Si el joven Prendes permite que sus cuadros se pisen no es porque minusvalore lo que hace, sino todo lo contrario, porque sabe que el arte es demasiado importante como para que lo único que se promocione sea el ego del artista o para que el cuadro, como objeto, se convierta en un artículo de lujo. Pura cura de humildad.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia