AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Ana Fernández

Arte en desarrollo

0 comentarios


Publicado en El Cultural
El proceso como paradigma

Comisarios: Susanne Jaschko y Lucas Evers. LABoral Centro de Arte. Los Prados, 121. Gijón. Hasta el 30 de agosto.

    
La exposición plantea el discurso del arte como proceso, un conocido punto de partida frente a los tradicionales énfasis en el producto final. Sin embargo, en esta coherente exhibición se resumen los recientes planteamientos del proceso creativo, entendido desde la confrontación entre lo predecible y lo inesperado, la participación y el autodesarrollo de las piezas, la velocidad y la estabilidad y, por supuesto, el cambio como herramienta artística y experimentación estética.

Los comisarios, Susanne Jachsko -vinculada al arte experimental y la cultura digital en el Netherlands Media Art Institute de Amsterdam y en el Transmediale Festival for Art and Digital Culture de Berlín- y Lucas Evers -implicado en el programa e-cultura de la Wag Society-, han intentado sintetizar las posibilidades exploradas en los últimos años por artistas y colectivos relacionadas con el proceso como paradigma. El elenco de creadores internacionales (con Adrián Cuervo como única participación nacional) incluye algunos nombres ya conocidos por nuestro público, como la portuguesa Marta de Menezes (descubierta en 2007 en el MEIAC de Badajoz), Boredomresearch, que deslumbró en su reciente propuesta de ARCO, o la austriaca Manu Luksch muy conocida por su manifiesto a favor del uso de imágenes de vigilancia y por su película de ciencia ficción, Faceless.

Completa selección
Es difícil sintetizar la avalancha de propuestas que se plantean en el espectacular espacio de LABoral. Una parte de ellas derivan de la colaboración de los espectadores en el desarrollo del proceso artístico. Así, Luna Maurer invita a los visitantes a usar pegatinas en el espacio interior, con un uso espontáneo de formas ya determinadas, mientras que Sack y Rybn plantean complejos sistemas dinámicos en sociedades en red. Otra línea de trabajo está definida por el análisis visual de los procesos. Aquí destaca la dura reflexión de Boredomresearch acerca de la obsesión moderna por la celeridad y la eficiencia: en Real Snail Mail, son los lentos caracoles los que recogen los mensajes de e-mail y transfieren accidentalmente la información.

La imagen generativa, fundamentada en la transformación es otro de los planteamientos de la muestra, como ocurre en las webcams de Isabelle Jenniches que recogen en tiempo real capas de imágenes vivas, como un puzzle ensamblado de momentos. Muy distinto es el mosaico de paneles vegetales de Allison Kudla, donde en cada pieza se crea un ecosistema autónomo de crecimiento que acaba rompiendo el patrón inicial por putrefacción o por vigorosidad de la naturaleza encerrada. Esa “materia viva” se ensaya igualmente en otras piezas que tienen que ver con la biotecnología. La exposición no excluye tampoco simulaciones en dioramas impactantes, en instalaciones audio-cinéticas, automatismos autónomos y objetos motorizados con sensores inteligentes. Recursos tecnológicos que pergeñan un nuevo tipo de artista que interacciona con los los hallazgos de la tecnología.

En definitiva, esta exposición no supone un mero repertorio de casi una treintena de propuestas, sino una verdadera reflexión sobre la actividad artística del siglo XXI. Un comienzo de centuria donde se adivinan estrategias creativas en todas las disciplinas basadas en el desarrollo como modelo, apoyadas en nuevas herramientas tecnológicas, sustentadas en la participación en red y, sin embargo, aliadas con la denuncia, la reflexión, el debate, y la capacidad inagotable de sorpresa e interpretación de nuestro mundo.




Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia