AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Luis Feás Costilla

Díaz-Faes, con ganas de fiestas

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias

Alfredo Díaz-Faes.
Galería Dasto, calle San Bernabé, 15 (Oviedo). Lunes a viernes, de 17.30 a 21 horas.
Hasta el 21 de mayo.



La obra de Alfredo Díaz-Faes es sencilla de reconocer, por el uso que hace de un material, la fibra de vidrio pintada con óleo, y la técnica, el collage sobre tabla o lienzo, en composiciones abstractas llenas de colorido que últimamente tienen una base geométrica. Esto no ha sido siempre así, pues en sus inicios, hacia 1996, realizaba un primitivismo de contornos claros que recordaba a Klee, a Miró y a Arp y a partir de 1998 evolucionó hacia un paisajismo romántico a lo Turner que ha quedado fijado como fondo conceptual de sus cuadros, incluso los más cuadriculados y aparentemente no evocativos, pero desde un principio ha utilizado la misma técnica, que le ha aportado frescura y los necesarios impedimentos para una rigurosidad excesiva. Los fragmentos de fibra de vidrio recortados geométricamente que Alfredo Díaz-Faes adhiere al lienzo se subordinan voluntariamente a lo que es más importante, el color, cuyas gradaciones componen realmente la obra, le dan vida y autonomía a pesar de estar hecha de múltiples pedazos, que se reintegran en un todo espontáneo y lúdico, carente de rigidez.
    Eso se aprecia sobre todo cuando el espectador se acerca al cuadro y descubre que el ensamblaje de los recortes no es perfecto, que las junturas se notan a simple vista, que los intersticios de los fragmentos dejan traslucir un fondo de color distinto, según un procedimiento cuyos primeros resultados ya mostró en su anterior exposición en la galería Dasto de Oviedo, en 2005. En la actual, compuesta por algunas piezas grandes, bastantes mediadas y un nutrido grupo de piezas pequeñas, ideales para regalar, la principal innovación es que en alguno de los cuadros ese fondo no tapado por la fibra de vidrio se enseñorea del lienzo entero, dejando libres y sueltos los fragmentos pegados, transformándolos en alegres tiras de confeti coloreado que recuerdan las verbenas y las ganas de fiesta y convierten en revoltijo que se sube a las paredes lo que antes era mucho más contenido y reposado.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia