AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Francisco Crabiffosse Cuesta

Situación y subversión

0 comentarios

Texto extraído del catálogo de Manuel Griñón "¿Pezuña?", muestra que se inaugura el 22 de Abril en la Sala Borrón de Oviedo
     
“Traza una línea en el camino y comienza ahí tu aventura”, aconsejaba aquel romántico alemán que soñaba Italia a la juventud de su tiempo que, acongojada, se debatía entre la exaltación de los sentimientos y la necesidad de acción. Esa línea señalaba necesariamente un antes y un después, de tal modo que los acontecimientos que envolvieron a aquella generación significaron una marea revolucionaria que cubrió Europa con las aguas de la esperanza y el llanto, de la revolución desbocada que acaba encauzada en la normalidad, humedeciendo y fertilizando los espíritus para que resuciten las quimeras, y lo imposible muerda los cantos de la realidad.
El curso de esa línea como vehículo de expresión tiene como energía original la subversión, la capacidad de trastocar imágenes y mensajes, hacer discurso y su contrario, y transmitir como grito el desasosiego ante una normalidad que malamente se soporta. Hay en este trayecto una línea limpia y pura incapaz de maquillar la urgencia de desvelar la verdad, de propagar la impostura de una belleza extinguida que falsea el horror de lo contemporáneo y sus representaciones; y esa pureza también sabe prescindir de lo patente y aleatorio para perforar hasta el origen y encontrar las claves, los datos objetivos, de una confusión que todo lo impregna, y cuyo contagio alcanza hasta el supuesto espíritu del tiempo.
Manu Griñón ha sabido en su corta pero intensa carrera creativa articular un lenguaje con identidad propia en el que se combina tanto la subversión icónica como el mensaje que juega al guiño y que está necesitado de la complicidad del interlocutor, del observador. El aprendizaje de su mirada lo ha llevado a identificarse de modo parcial con un underground de estética recurrente, de comedido salvajismo que depura formas hasta trazar la esencia de un bestiario que destila anormalidad y violencia, sin renunciar a la paradoja amable o al trasfondo comprensivo. Deudor reconocible de un estilismo de época, nuestro artista ha logrado sin embargo catapultar su propia concepción de las capacidades de una matriz en apariencia agotada, y ha sabido dotarla de su personal agitación, de una subversión que moviliza e inquieta ante la sucesión de deformes y monstruos que habitan con férrea propiedad nuestro mundo.
Es cierto que cualquier retrato de esta encrucijada y de quienes la protagonizan podría quedarse en directa denuncia, en propuesta de consigna que rindiese beneficio ideológico sin más, orillando esa expresión única que identifica a quien crea; y es aquí, en este compromiso con un arte único, donde se percibe en Griñón una cualidad a la que no ha renunciado desde sus orígenes con resultados brillantes. Dejarse llevar por la propaganda directa, o caer en el absurdo o la paradoja graciosa con gráfica resultona, es una trampa que ha sabido sortear, marginando toda facilidad para apostar con riesgo por una ironía conceptual y formal agresiva, que atrae e inquieta según se desvela el mensaje de la aparente pureza compositiva o las líneas barroquizantes que configuran el animalario mutante, ese hombre convertido en bestia que con su pezuña deja huella exterminadora allá donde la posa.
Desde sus primeros trabajos, con ese vehículo idóneo de su producción que es el fanzine Remendar es antisocial, Manu Griñón ha ido aportando en entregas constantes una cosmovisión única de un medio que evoluciona según su comprensión y de acuerdo al propio desarrollo de sus medios expresivos, depurando unos y otros hasta desembocar en este ahora, en esta última obra que contribuye con original singularidad y paciente sabiduría a ese compromiso creador que hace mosaico con la obra de los jóvenes artistas asturianos que como él siguen haciendo camino y aventura desde la línea primera que trazaron.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia