AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Énfasis geométricos

0 comentarios

Publicado en La Nueva España


Geometrías. Obra sobre papel
Colectiva
Del 12 de febrero al 6 de abril
Galería Guillermina Caicoya




La geometría recorre todo el siglo XX y se interna con elegancia en el nuevo milenio. Las primeras vanguardias europeas encontraron en esta simplificación y ordenación de las formas nuevos territorios que explorar. Desde Malevich a Mondrian fueron numerosos los artistas que se sintieron atraídos por este rigor compositivo. Mucho tuvieron que ver las teorías de Felix Klein, un matemático alemán que puso fin a la escisión entre geometría pura y geometría analítica. Y el triunfo bolchevique en Rusia, en 1917, influyó en los artistas que sintieron la necesidad de hacer otro tipo de arte, basándose menos en la representación y más próximo a la construcción. En esta corriente constructivista se sitúan Tatlin y Rodchenko. En general, la abstracción geométrica anhelaba un tipo de obra objetiva y precisa, abandonando la capacidad expresiva de los materiales y buscando composiciones racionales que aspiran a un lenguaje universal. Tras la II Guerra Mundial el geometrismo convivirá con otras tendencias como el expresionismo abstracto o el minimalismo, que definen algunos de sus contornos con énfasis geométricos. 


En la pintura y en la escultura actuales conviven muy diversas tendencias y enfoques, pero el geometrismo se ha mantenido como un recurso compositivo, despojado de toda pretensión utópica y vinculado a un goce pictórico refinado. En este sentido, resulta adecuado revolver, como lo ha hecho la galería Guillermina Caicoya, en las experiencias geométricas de Carlos Coronas, Maite Centol, María Cueto, Paco Fernández, Adolfo Manzano y Pablo Maojo, que han dialogado, de forma inteligente y con desenvoltura, con la geometría. 


En las obras sobre papel de Carlos Coronas (Avilés, 1964) la pintura es concebida como una mancha uniforme que recubre la superficie y crea diferentes campos de color donde resuenan ecos constructivistas. En los sencillos dibujos de Maite Centol (Logroño, 1963), absolutamente fascinantes, con la cuadrícula y la línea definiendo los planos en los que se inserta un punto de color, encontramos una geometría repetitiva. Diferente es el planteamiento de María Cueto (Avilés, 1960), que en sus «Moradas del aire» -reprografías de imagen digital sobre papel poliéster- entreteje lo geométrico, con enorme delicadeza y levedad poética. La geometría en la pintura de Paco Fernández (San Juan de la Arena, 1950) se apoya en el color, manchas en las que se impone un gesto que evita la efusión, concentrándose en la forma circular o rectangular. 


En el caso de Pablo Maojo (San Pedro de Ambas-Villaviciosa, 1961), su universo iconográfico mantiene una tensión entre lo racional y analítico y un grafismo primitivista donde vibra el color en formas elementales. Adolfo Manzano (Quirós, 1958) es deudor de la estética constructivista y minimalista; sin embargo, en esta ocasión su discurso se construye alrededor de unos dibujos de grafito sobre papel poliéster protagonizados por una joven a cuyos pies se encuentran las pequeñas casas de mármol con diversas frases alusivas al hogar. 


La muestra representa un testimonio de la vitalidad del geometrismo, pero también de la pluralidad de expresiones y estrategias que emplean los artistas para afrontar los nuevos retos, sin romper el hilo de la historia pero entretejiendo geométricamente el futuro.




Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia