AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Armesto mete lluvia

0 comentarios



Publicado en La Voz de Asturias
Pablo Armesto. Dentro, la lluvia.
 Museo Barjola, calle Trinidad, 17 (Gijón). Martes a sábados, de 11.30 a 13.30 y de 17 a 20 horas. Domingos y festivos, de 12 a 14 horas.
Hasta el 24 de enero.



El Museo Barjola sigue siendo una institución ejemplar, al menos en lo que a la programación de exposiciones temporales se refiere. Dirigido con eficiencia y discreción por Lydia Santamarina, en los últimos veinte años se ha ido convirtiendo en un lugar de referencia, por el que han pasado muchos de los mejores artistas nacionales que ahora mismo están trabajando en la escultura y en la instalación, expuestos por lo general en la hermosísima Capilla de la Trinidad, que también acoge cada año otra de sus actividades más señaladas, el proyecto premiado con su cada vez más reconocida beca, dedicada a los artistas del Principado de Asturias y concedida para una intervención específica. Instaurada en 2002, la beca ha servido para poner hasta ahora en marcha seis estupendas iniciativas, adjudicadas a los artistas Julio Cuadrado, Ruth Rodríguez, Carlos Coronas, los hermanos Gema  y Luis Ramos, Tadanori Yamaguchi y Carmen González, que se han incorporado así a una nómina selecta que este año, con la que está cayendo, corre el riesgo de verse notablemente reducida, debido al recorte presupuestario. En su séptima convocatoria, el jurado ha escogido un proyecto de Pablo Armesto, uno de los artistas asturianos más arriesgados, que combina –en pintura, en grabado, en escultura o en instalación– desarrollos racionalistas y altamente tecnificados con otros mucho más artesanos y emocionales, ligados a la tierra en la que halla sus raíces. En esta ocasión se ha atrevido a meter dentro del museo la lluvia, que cae mansamente, con ese insistir monótono que tanto complacía por ejemplo al poeta Andrés González-Blanco, desde la cúpula de la capilla hasta una cubeta en el suelo, rodeada por un manto verde que aporta el aroma de la hierba mojada. Olores y sonidos que multiplican las correspondencias y provocan diferentes sensaciones, desde la del frescor del agua hasta el hedor de los perfumes corrompidos, conectando los sentidos con el espíritu evocado de un cierto lugar del norte.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia