AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Ana Fernández

El tiempo está fuera

0 comentarios

Publicado en El Cultural
La vida en este lado. Comisario: Javier Hontoria.
Galería Espacio líquido. Jovellanos, 3. Gijón. Hasta el 17 de diciembre. De 235 a 5.800 E.


Esta exposición supone un recorrido por el complejo escenario de la escultura actual, con un discurso vertebrado en torno a una obra geométrica de Fernando Alba de los años 80, colocada en 2000 con motivo de la inauguración de la galería. La pieza de acero articula el espacio interior y funciona como metáfora del tiempo detenido, del tiempo del arte, diferente al discurrir de la vida que sucede al otro lado del cubo de vidrio que la aloja. Con ese discurso sobre el desplazamiento temporal, las propuestas de los diez artistas convocados suscitan un diálogo con la obra de referencia mientras recorren diversas propuestas escultóricas con una reflexión común sobre el tiempo, la percepción y la implicación de los espectadores.

Así, las obras Marlon de Azambuja, construidas con cinta adhesiva, plástico y cinta de seda, invitan en el vestíbulo a romper la rutina de la contemplación estática. Belén Uriel encapsula en vulgares bolsas de rafia las construcciones de madera de evocación constructivista, como unos “prounen” de El Lissitzky convertidos en museos portátiles de Duchamp. Ignacio Uriarte sincroniza una instalación con relojes digitales dispuestos en círculo para investigar la dimensión temporal de la escultura a través de la sonoridad de las alarmas durante 60 seconds. Hisae Ikenaga explota las posibilidades de los objetos imposibles, con piezas defectuosas de manufactura industrial o libros ilegibles. Nuria Fuster, en cambio, transita en un neodadá con elementos modernos despojados de su función y reutilizados. Jaime Pitarch abunda también en la descontextualización, pero con una mayor carga irónica porque las dos sillas que sirven de leitmotiv acaban funcionando con vida propia. Sillas son también los objetos empleados por Maite Camacho para indicar la incomodidad del artista con un discurso entre lo lúdico y lo trágico. Bárbara Fluxá opera como una antropóloga con objets trouvés de hoy que funcionan como restos arqueológicos del consumo actual. Con las fotografías de Carlos Irijalba se demuestra la compleja ambigöedad de los contextos y de las realidades, y con Paco Nadie se resume la dialéctica temporal de la exposición, con la frase El Tiempo está fuera, nosotros estamos dentro.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia