AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Screen Test

1 comentario


La prestigiosa National Portrait Gallery de Londres presenta una video-proyección de Sam Taylor-Wood, en ella podemos contemplar a David Beckham durmiendo plácidamente, la pieza de algo más de una hora de duración depara en los mínimos detalles de sus gestos en su rostro, la narración se limita a la acción del icono futbolero descansando.
Hace unos días, con motivo del Festival Internacional de Cine de Gijón, tenía lugar en el Teatro de Laboral la actuación de Dean and Britta, concierto que presenta la banda sonora compuesta por la pareja para acompañar las proyecciones simultáneas de los “Screen Test” warholianos, retratos de todo tipo de personajes, la mayoría cercanos a la escena artística neoyorkina de los 60 o simplemente personas que al artista le parecía podían tener un magnetismo, que durante cuatro minutos se colocaban ante la cámara de 16 mm con la premisa de un primer plano bien iluminado, sobre un fondo negro y la especificación de intentar moverse o gesticular lo menos posible.
Bien conocida es la obra del artista pop en su faceta pictórica o publicitaria, sin embargo su experimentación con la cámara cinematográfica atesora probablemente los aspectos más interesantes desde un punto de vista de investigación a nivel conceptual, trasladando las claves del retrato tradicional a un soporte en movimiento que, sin embargo por su tratamiento intenta igualmente capturar la psicología del retratado, creando una aparente contradicción con la quietud solicitada. Este tipo de análisis son llevados por el propio Warhol a extremos como una proyección de doce horas de un plano fijo del Empire State, donde parece no ocurrir nada, salvo el paso del tiempo y los cambios de luz sobre la arquitectura, coincidencia con los argumentos del impresionismo y su obsesión por captar un mismo motivo en distintas condiciones lumínicas.
Los planos de los Screen Test siempre consiguen presentar pequeños cambios, detalles de acciones cotidianas como Lou Red bebiendo una coca-cola, otras veces dando pistas sobre lo acontecido fuera de plano, de cualquier modo, siempre es un placer poder contemplar este tipo de obras menos populares pero que nos acercan a un trabajo distanciado de la pose más frívola de la Factory.
Como no podía ser de otro modo, la presentación de Dean and Britta está repleta de guiños y referencias a la Velvet Underground y al espíritu de todo lo construido en la escena artística de la que en ese momento era la capital cultural del mundo, y cuyo epicentro posiblemente estaba en el hoy desaparecido almacén plateado de la Calle 47.

PD. “David: imagen reverencial y vulnerable” que así se titula la pieza del marido de Vicky, ha formado parte de la exposición “Lágrimas de Eros” recientemente presentada en el Museo Thyssen de la Tita, siendo utilizada la imagen del efebo para ilustrar las cajas de preservativos editadas para la ocasión, supongo que por aquello de los sueños de la baronesa.

Volver

Comentarios

Diana escribio el 06-12-2009:
Menuda chorrada,como casi todo lo que comenta este tal Javier Avila.Su idea de lo artistico parece ser todo lo que sea lo mas tonto posible,de lo mas gilipollas. Quizas es de los que en su interior odian el arte, o lo ven como algo de lo que chupar del bote,o lo intenta.

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia