AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

La vida en este lado

0 comentarios



“La vida en este lado”
Galería Espacio Líquido
Comisario: Javier Hontoria
Hasta el 17 de diciembre de 2009


La presencia de la escultura de Fernando Alba en el patio interior de la Galería Espacio Líquido es sin duda un elemento que marca con su contundencia todo el espacio expositivo, elemento que en muchas ocasiones ha demostrado un poder sobre otras piezas expuestas a su lado, en ocasiones eclipsando a las mismas.
Contando con ello, Javier Hontoria propone en su discurso curatorial toda una reflexión alrededor de los presupuestos formales de la misma para construir una aproximación a la situación actual de la disciplina y los modos en los que toda una nómina de jóvenes artistas acometen la búsqueda de caminos por los que salir de las limitaciones postminimalistas, dando de nuevo un impulso formal alejados de las tesis sobre la escultura expandida.
“El tiempo está fuera, nosotros estamos dentro”, obra textual de Paco Nadie, situada en los cristales que rodean el trabajo de Alba, nos da las claves del discurrir de la exposición, confrontando puntos de partida formales absolutamente, distantes en ejecución y discurso, diametralmente opuestos en sus objetivos, como ocurre con “To the lighthouse” de Nuria Fuster, todo un compromiso radical de anti-monumento, así como “60 seconds” de Ignacio Uriarte, coincidente con Alba en la forma circular de su interior construido por relojes digitales sincronizados por sus alarmas.
“Nevera” de Bárbara Fluxá abre un camino de investigación sobre la moderna arqueología de los medios de consumo, retornados y revalorizados por el estamento artístico, de esta misma autora encontramos estos días otro ejemplo en Laboral dentro de “Fedforward”.
Existe una coincidencia en el uso de objetos y materiales cotidianos, mobiliario como mesas, sillas en varios autores como Hisae Ikenaga, Jaime Pitarch, la propia Bárbara Fluxá o Marlon de Azambuja quien además realiza una intervención sobre los soportes eléctricos y las escaleras de  acceso a la sala a modo de perversa alfombra roja.
Mención especial me merecen las piezas “L, M and S multipurpose bags” de Belén Uriel, son bolsas de almacenamiento que acogen en su interior sofisticadas construcciones adaptadas a la volumetría de las mismas, así pues se constituyen en esculturas-objetos transportables, las mismas bolsas que encontramos en las imágenes de los equipajes rudimentarios de tantos emigrantes, acumuladas sobre sus portaequipajes, signo de una sociedad llena de contradicciones e instalada en un nuevo nomadismo.
“La vida en este lado” constituye un magnífico ejemplo de trabajo intelectual previo, así como de adaptación real a los condicionantes previos encontrados, convertidos en el fundamento de lo que se intenta narrar.



Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia