AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Ángel Antonio Rodríguez

El pintor de soledades

0 comentarios

Publicado en El Comercio


Vuelven a las paredes de Cornión las soledades de Ramón Prendes (Gijón, 1950), dos años después de su última individual en la veterana galería asturiana. Nuevas pinturas de homenaje a los sonidos del silencio y una filosofía clara («no copiarme a mí mismo») son sus máximas de trabajo desde hace tres largas décadas.
Ramón Prendes atesora una inteligente concepción del hecho pictórico, revelando sus pasos a golpes de espátula y pincel, con instantes casi siempre desnudos de figuras y composiciones impactantes. Tras un breve periodo donde esas singulares escenas norteñas se transmutaron en refugios para la luz, abstracciones inspiradas en el norte de África, laten de nuevo en esta últimas pinturas los espíritus matissianos, la metafísica y otros ritmos que trascienden la mera referencia formal.
Las fantasías de sus cuadros, con infinitos caminos de color, apenas dejan hueco a la huella humana o animal. Son recursos esencialmente plásticos donde la creación de un cierto orden, en forma de recursos geométricos o constructivos, la fragmentación de los objetos y la ruptura de perspectivas evita el encasillamiento. De fondo, sus sempiternos mares y horizontes, los elementos verticales, testigos de la soledad, de un entorno repleto de cadencias, musicalidades y equilibrios que no cesan. Se nota que vive un momento de estabilidad interior, más allá de las pérdidas.
Y eso que la muerte de su anciano padre ha coincidido con esta nueva exposición gijonesa, pocos años despúes de perder a su esposa Paloma y a su cuñado y amigo, el pintor Javier del Río. «Decía Jung que la primera parte de la vida consiste en caer en un agujero, y la segunda parte en salir de él», señala Prendes. «Y Dürckheim decía que el camino iniciático conduce a lo desconocido, a la individualización. En ese camino, el roble deviene el roble y la rosa deviene la rosa. Yo, en esta mi 'segunda parte de la vida', intento salir del agujero y convertirme en Ramón Prendes».

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia