AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Máquinas de habitar, máquinas de conversar

0 comentarios


Jaime Luis Martín
Publicado en La Nueva España y http://blogs.lne.es/jaimeluismartin/

Luis Suárez Lanzas
Paisajes  sin memoria
María Castellanos
Incertezas
Del 14 de Septiembre al 14 de Noviembre
Galería Texu

La Galería Texu abre la temporada modificando la línea expositiva que ha mantenido hasta el momento. Jaime Rodríguez como responsable de la programación de la sala ha renovado el espacio, propiciando el diálogo entre dos artistas y facilitando la circulación de flujos de comunicación entre ambas obras. En este caso junto a la propuesta de Luis Lanzas se expone el trabajo de María Castellanos, un recorrido, con la memoria como trasfondo, por los álbumes familiares. Pero, además, destaca el singular proyecto «Doll-is», realizado en colaboración con Alberto Valverde, materializado en dos muñecos de grandes dimensiones que reproducen conversaciones de los usuarios de la web con el propio sistema que se limita a almacenar frases que el espectador introduce, devolviéndolas de una forma aleatoria para crear una ilusión de conversación. En la página http://www.doll-is.com los visitantes pueden introducir sus frases y enriquecer la base de datos.

Por otro lado los edificios anodinos que Luis Suárez Lanzas fotografía y manipula digitalmente, atrapándolos en una trama geométrica, tienen la suficiente potencia visual y entramado conceptual como para encarnar la representación de esos lugares amnésicos, de enorme atracción. En estos territorios residuales «no hay nada: ni pasado, ni futuro, nada que no sea el presente, hecho diagrama, de quienes lo cruzan» como señala Manuel Delgado, que los ha recorrido sociológicamente con enorme lucidez. En este sentido la obra de Lanzas, sin negar los aspectos formales y los condicionantes estéticos, mantiene una perspectiva de la ciudad en los márgenes, con edificaciones monótonas y frías, una vivencia sin memoria. Como en sus anteriores series se encuentra seducido por la arquitectura «fast food», si bien, como apunta acertadamente Ángel Antonio Rodríguez en el texto del catálogo, la indefinición se empieza a convertir en un elemento esencial de su obra, «provocando un certero desfase entre conocimiento y descubrimiento». El propio artista reconoce esa indefinición de sus paisajes que desemboca en despojamientos y silencios, una soledad urbana que puede recordar las perspectivas desoladas de De Chirico.

Al edificio icónico que compulsivamente buscan construir todas las ciudades para escapar de la vulgaridad, sin percibir la caducidad mediática del fenómeno y su sinsentido en una sociedad global, Lanzas opone imágenes de edificaciones carentes de personalidad, máquinas de habitar sometidas a los vaivenes especulativos. Y, a pesar, de que siguen produciéndose arrebatos líricos en algunas de las obras, estas fotografías están muy lejos de la postal turística y próximas a un tiempo alienado.

En la mayoría de sus exposiciones han estado presentes muy diversos artefactos escultóricos. Con motivo del encuentro artístico promovido por la galería Alfara en San Silvestre (Salamanca) presento una excelente instalación con varios cubos abiertos y entrelazados, materializaciones de sus módulos geométricos, que definían y acotaban el paisaje. En Texu presenta una escultura colgante, un desplegable realizado en acero galvanizado que irrumpe en el espacio favoreciendo un juego con el color como protagonista.

Pero Luis Lanzas impacta con su obra en las zonas donde asoma la perplejidad de la ciudad, cuando se plantea ¿cómo captar y plasmar un urbanismo que tiene su valor en el instante, tras renunciar al pasado y negar el futuro?, ¿cómo conjugar la estética con el documento? Son estos asuntos y los distintos modos de resolverlos donde se detecta el interés de un trabajo siempre en continua reflexión.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia