AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

La estética del concepto

0 comentarios

Publicado en La Nueva España y http://blogs.lne.es/jaimeluismartin

Gema Ramos
Objeto-Espacio
Del 4 al 26 de Septiembre
Galería Octógono

Gema Ramos (Oviedo, 1969), licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y beca «Erasmus» para asistir a la Hochschule der Künste de Berlín, nunca ha entendido el arte como un lugar tranquilo y afable, sino como un espacio para reflexionar en el que se disuelven disciplinas y adquiere gran importancia el proceso creativo. También el concepto forma parte esencial de su discurso artístico, si bien manteniendo una preocupación por la calidad de los acabados.
En su trayectoria no ha renunciado a discursos intimistas, miradas hacia lo público, incursiones en el vídeo y la instalación, revueltas con el feminismo como trasfondo, a través de exposiciones individuales en Francia, Gran Bretaña, Vitoria, Murcia, Cantabria, León y Asturias. Incluso compartió, con su hermano Luis Ramos, el odio al arte en el proyecto ganador de la IV Beca de artes plásticas «Museo Juan Barjola». Por tanto, nos encontramos ante una artista multidisciplinar, difícil de atrapar en un solo encuadre, que continúa investigando y produciendo una obra densa que requiere un esfuerzo de comprensión. Traspasada esa línea de dificultad nos adentramos en un territorio fértil donde se fusionan lenguajes y se arrastran muchos de los postulados de la vanguardia.
En la muestra de la galería Octógono las relaciones entre el objeto y el espacio dominan la escena. Las imágenes las protagonizan elementos de gran plasticidad como gomas, cintas, cordones, que permiten generar una variedad de formas espaciales, consiguiendo con piezas aparentemente sencillas momentos de una gran sensibilidad y emoción plástica. Estos objetos elásticos con los que la artista enreda sirven de punto de partida para desplegar una intensa labor creativa con la fotografía, el dibujo y la performance como diferentes estaciones de un itinerario que está marcado, más que ningún trabajo anterior, por una estetización del concepto. En estas obras hay todo un proceso de composición y desarrollo espacial que indaga en la pureza plástica.
Los dibujos se centran en el desarrollo de las formas de las gomas, mientras que las fotografías juegan con las luces y las sombras. Pero sobre todo destacan las imágenes-objeto, marca de la artista, que surgen como un híbrido entre la escultura y la fotografía, en un intento por alcanzar la tridimensionalidad partiendo de imágenes bidimensionales. Los fondos blancos y los planos que cambian de posición son elementos comunes a estas piezas. En esta ocasión se ha subrayado la movilidad del volumen acentuando la vocación escultórica de estas composiciones.
Se completa el proceso de este despliegue creativo con las fotografías y dibujos preparatorios -una especie de «story board»- de la vídeo-performance «Enredando por casa», con el cuerpo humano convertido en soporte de la imagen-objeto, una red realizada con cuerdas y nudos. En este trabajo se plantea un diálogo con el entorno por medio de una coreografía que interpreta la performer.
Nos encontramos ante un trabajo pensado y cuidado en su realización y puesta en escena, analítico pero sin descuidar la estética, formal pero sin olvidar el concepto, que constituye un extraordinario ejercicio de las complejas relaciones por donde se mueve actualmente el arte.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia