AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Sombras de madurez

0 comentarios



Publicado en La Voz de Asturias



 Refugios y otras pinturas
 Galería Gema Llamazares, calle Instituto, 23 (Gijón). Lunes, de 17.30 a 21.30 horas. Martes a sábados, de 11.30 a 14 y de 17.30 a 21.30 horas.
Hasta el 1 de agosto.
Tras la exposición antológica en el Centro Cultural Cajastur Teatro Campoamor de Oviedo en 2006, Jaime Herrero ha dejado aflorar sus negros miedos infantiles, que conforman la serie Refugios , la más larga y continuada que haya pintado jamás, espejo, reflejo y sombra de una espléndida madurez. El ciclo parte de la idea de la sima como refugio ante el mundo, gruta en la que esconderse de cualquier amenaza exterior, conforme a un recurso de niño de la posguerra que le hacía permanecer a salvo de las acechanzas de los mayores, pero con los años ha ido adquiriendo nuevos significados, en su mayor parte relacionados no ya con los conflictos exteriores sino más bien con los interiores, los miedos internos, las aprensiones y obsesiones que se ocultan dentro del hueco de la propia cabeza, que no siempre ofrece el mejor resguardo ni sirve para mantenerse a salvo.
El pintor asturiano ya había mostrado esta serie completa el año pasado, en una exposición itinerante con Caja Duero que le llevó a Salamanca, Valladolid, Zaragoza y la Delegación del Principado de Asturias en Madrid. La principal novedad es el uso predominante del negro, que ya estaba presente en su obra en tinta china y también en su pintura más expresionista, de contornos remarcados, pero nunca con un protagonismo tan notorio. Jaime Herrero pinta estos monstruos interiores con la expresividad propia de alguien que ha recorrido los más audaces modos de distorsión figurativa de las corrientes artísticas del siglo XX: revoltijos hechos con espátula o restregados, alrededor de los cuales construye complejas carcasas compositivas hechas de entramados de líneas de fuerza y fuga y reservas en blanco, con los intersticios colmatados con pintura negra muy opaca. En la galería Gema Llamazares de Gijón se muestra una selección de los refugios ya expuestos y otros nuevos, realizados este año, lo que indica el fértil momento creativo por el que pasa este gran narrador pictórico.

Otras pinturas




Cincuenta años de oficio dan para mucho, y Jaime Herrero tiene recursos suficientes para no quedarse encerrado en una sola manera de hacer las cosas, o atrapado en esos espacios tan oclusivos que son los refugios, cuyos parapetos ya han tenido que abrirse en ocasiones hacia bóvedas celestes de infinito fulgor. Las formas insinuadas de esta serie, surgida del inconsciente, están por lo general empastadas en blanco y negro, como las fotografías antiguas, pero se realzan luego con leves pinceladas que incluyen siempre algún tenue matiz de color, ocre en la mayoría de los casos, pero así mismo algún toque de azul o incluso de rojo. El color es precisamente la principal vía de escape que ha escogido Jaime Herrero para las otras cinco pinturas recientes que, fuera ya de la serie Refugios, se muestran también en la exposición de la galería Gema Llamazares y con las cuales, aparte de marcar ciertas diferencias estilísticas, el artista quiere empezar a contarnos nuevos episodios de su vida, una vez definitivamente emprendido el camino de la remembranza, el recuerdo y la memoria.
Siguen apareciendo diferentes monstruos familiares, como ese íncubo de presencia terrorífica o ese expreso nocturno lanzado a toda máquina, pero lo que se imponen son los homenajes, como el que dedica a la Escuela de Vallecas, una de las principales influencias de su pintura, o al pintor belga James Ensor, maestro de lo grotesco, a cuya Entrada de Cristo en Bruselas se rinde tributo de una manera personal, haciendo que la multitud se agrupe en Gotham, la ciudad de Batman, otro de los héroes infantiles de Jaime Herrero, al que no le importa hacer conjugar el arte protoexpresionista y serio del primero con el supuestamente más ligero del cómic, sin duda, con un singular acierto.





Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia