AJIMEZ ARTE

Crítica

Ángel Antonio Rodríguez

Hostales hostiles de Nueva York

0 comentarios

El gijonés Avelino Sala expone en la Virgil Gallery su último proyecto internacional, con fotografías, vídeos y esculturas




Publicado en El Comercio


«Si aquel que recibe al extranjero (’hospes’) se reconoce también como hostil (’hostis’), entonces la propia vivencia de la resistencia se transforma en una metafórica lectura». Con estas palabras del crítico José Luis Corazón se resume la génesis del último proyecto del gijonés Avelino Sala (1972), titulado ‘Hostile’ y expuesto estos días en Nueva York, en la galería Virgil de Voldere. 
Se trata de una instalación ‘sitespecific’ formado por fotografias, video y esculturas que profundizan en esa dicotomía entre hospitalidad y hostilidad, reflejo de nuestros miedos e inquietudes. 
Sin duda, uno de los intereses habituales en la trayectoria del artista asturiano que, mediante concisos cambios en las palabras, retoma la exploración de los territorios políticos y sociales. La pieza central es un vídeo basado en las falsas similitudes de esas palabras y en sus diversas asociaciones o diversificaciones. 
En los últimos años, el trabajo de Avelino Sala ha venido ofreciendo miradas multidisciplinares hacia los tiempos y los estados de tránsito, generando muy diversas y fugaces visiones de la fragilidad del hombre en su contexto. 
Así lo hizo el año pasado en su última experiencia en Asturias (‘El enemigo está dentro. Disparad sobre nosotros’, Teatro de la Laboral, Gijón) donde sus indagaciones se proyectaban hacia las servidumbres del arte respecto al poder, y a la naturaleza y la cultura como cuna de la subsistencia espiritual. 
Para ello planteaba escenarios de caracteres románticos y planteaba, una y otra vez, formas de resistencia. 
En esta nueva exposición, la vinculación de Avelino Sala con el concepto de ‘resistencia’ se ha traducido a la vigilancia de un espacio para la expectación. Algo similar era la base de otros proyectos como ‘La espera’ (Espacio Astragal, Gijón, 2004 y sala Carlos III, Universidad de Navarra, 2005) o de videocreaciones como ‘Arde lo que será’ y ‘Fuego camina conmigo’, que expuso en la galería MCO (Oporto, 2006) y en la galería Espacio Líquido (Gijón, 2007). Ahí planteaba otras ‘estéticas de lo inquietante’ centradas en la recreación de espacios degradados, alienaciones sociales y lugares de incertidumbre. 
Ahora, Avelino Sala recoge una amplia selección de imágenes de hoteles, moteles, hospederías, asilos y hospitales realizando irónicos juegos semánticos (’hotel’,‘motel’, ‘hostelry’, ‘hospital’) e implicando a un espectador que, convertido en su huésped, es consciente de esa dualidad donde la hospitalidad puede convertirse en conflicto. El proyecto, además, patenta el inteligente planteamiento de autopromoción internacional del artista asturiano.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia