AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Juan Carlo Gea

Dos Ventanas, un mundo

0 comentarios

Lara+Coto fusionan en Guillermina Caicoya, en Oviedo, su mirada crítica y humanista, en una muestra conjunta de pintura y animación experimental



Publicado en La Nueva España

La fe en la pintura como soporte capaz de sustentar un repertorio estrictamente contemporáneo de conceptos y la fusión en pie de igualdad de métodos tradicionales con la «nueva creación» basada en tecnologías audiovisuales se encuentran en la base del trabajo -conjunto y por separado- del equipo artístico formado por Santiago Lara (Tomelloso, 1975) y Beatriz Coto (Gijón, 1977). Con mayor atención hacia la pintura, en el caso de Lara, y hacia la animación experimental, en el caso de Coto, sus obras discurren desde hace unos años por caminos paralelos que a menudo se entrecruzan o se hacen uno, siempre en una dirección que apunta a un humanismo alimentado por preocupaciones filosóficas, antropológicas y político-sociales. Así vuelve a suceder en la muestra conjunta que ayer se inauguró en la galería Guillermina Caicoya: una doble exposición que recoge, bajo el título «Con los pies desnudos», la producción de 2008 del tomellosano residente en Gijón y el proyecto de animación experimental «Vulcano-Refugio», en el que ambos han trabajado al alimón. 

El apartado pictórico recoge una extensa selección del trabajo desarrollado por Santiago Lara durante su estancia, el pasado año, en Berlín. Quien haya seguido las dos últimas exposiciones del ciudarrealeño -«Brotes» (2007) y «Kleingärten» (2008)-, que le confirmaron como uno de los creadores plásticos más personales y poderosos del actual panorama asturiano, se encontrará en «Con los pies desnudos» con la misma inconfundible iconografía desplegada en las muestras mencionadas, pero en una parte distinta del mismo mundo. La solvencia técnica de la que hace gala la obra de Lara y su plena confianza en la pintura se comprimen esta vez en formatos de menor envergadura -en una de las series, formatos extremadamente pequeños, pero con un sorprendente y concentrado dramatismo- para reflejar un universo «más personal, más privado, más vivido». En su interior, no obstante, se mantienen muchos de sus misteriosos pobladores y escenarios: la omnipresencia de la figura humana, manos y pies hipertrofiados; las alusiones botánicas y orgánicas; las intrusiones mutuas de la ciudad y la naturaleza; las construcciones -aunque, en esta ocasión, con más interiores que paisajes urbanos-; la representación de acciones en las que, individual o colectivamente, el hombre se relaciona, replica o modifica su entorno... 

«No son alegorías premeditadas. Yo mismo las veo o las interpreto cuando ya están pintadas, en mitad del conjunto, cuando interaccionan entre ellas. Sólo en ese momento soy consciente de lo que ha hecho el subconsciente», apunta el artista. A la narratividad concentrada y extremadamente sugerente que presentan sus obras contribuye sin duda ese remanente surreal, pero también los componentes románticos de su pintura y su interés en las narrativas del cómic, el cine o la literatura, particularmente la filosófica y la científica, en pos de lo que Lara describe como «un intento de deconstrucción de la historia, de vuelta a la base, a los planteamientos vinculados a la naturaleza, a los que aludo con el título y con esos grandes pies de los personajes». 

El mismo interés en conectar historia y naturaleza, desde una perspectiva espiritual y ecológica tanto como desde una más política, circula en los dibujos del proyecto «Vulcano-Refugio», firmado ya por el equipo Lara + Coto. En «Refugio», han trabajado sobre tabletas digitales y con la popular plataforma de animación digital «Flash» al servicio de un dibujo que, según Beatriz Coto, «mantiene toda la plasticidad del dibujo tradicional», tal como la autora lo ha hecho en trabajos anteriores. Con referencias al cómic «underground» y la animación tradicional, la pieza desarrolla una sencilla historia de tres minutos en la que se habla de «la necesidad rehumanización de la ciudad y de volver a interiorizar nuestros orígenes naturales». 

Más agresiva conceptual y gráficamente resulta «Vulcano», una animación realizada en octubre del pasado año en la que Lara + Coto recuperan una técnica tradicional de «stop-motion», pero utilizando como soporte en esta ocasión el muro de una antigua factoría berlinesa de AEG reconvertida en un complejo de talleres para artistas. Sobre el muro en blanco, se fueron sucediendo los dibujos que narran una fábula política con resabios mitológicos en la que se simboliza el valor de la palabra como arma contra el poder. En ambos trabajos se produce la perfecta compenetración de los respectivos bagajes de los dos artistas: el interés por la antropología, la sociología, el dibujo y la animación de Coto; el de Lara por la iconografía, la historia, el mundo botánico... 

Los componentes críticos y sociales de la obra de los dos artistas afincados en Gijón se mantendrán en el proyecto que les lleva, hoy mismo, de vuelta a Berlín, donde preparan su participación en una muestra en la Bethanien Kunstraum Kreuzberg, y donde Santiago Lara trabajará en la preproducción de su proyecto para una beca concedida por Laboral. La resistencia de los últimos núcleos de «okupas» contraculturales en un área del antiguo Berlín Este acosada por la especulación inmobiliaria será el centro de «Leones en la frontera», en la que se mantendrán los vínculos entre pintura y nuevos medios que recoge su actual muestra ovetense.



Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia