AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Profundo Vicente Pastor

0 comentarios


Publicado en La Voz de Asturias


Vicente Pastor. Profundidades.
Sala Alvaro Delgado, avenida de Alvaro de Albornoz, 6 (Luarca). De lunes a sábados, de 19 a 21 horas.
Hasta el 30 de de Abril

Todo lo que hace Vicente Pastor suele tener carga de profundidad. Autor de una obra en la que se unen arte, vida y naturaleza, su compromiso conservacionista le ha llevado con frecuencia a expresar, junto a la belleza de cuanto nos rodea, la alegría y la celebración del mundo natural, el dolor de la pérdida de ese patrimonio riquísimo que ha ido mermándose con la especulación urbanística y el deterioro ambiental. Vivir en la naturaleza ha sido fuente de toda una amplísima cultura ancestral, vigente hasta ahora mismo y que desde hace apenas unas décadas está desapareciendo a ojos vistas, a medida que las tradiciones rurales y campesinas van siendo sustituidas por los nuevos modos ciudadanos, y el artista de Luarca no puede evitar lamentar su desbocado arrollamiento, hecho sin ton ni son, sin planteamientos reflexivos ni verdadera conciencia de necesidad y mejora. Pastor denuncia a su congregación los desmanes cometidos y lo bueno es que no lo hace desde la nostalgia retardataria sino con un lenguaje estrictamente contemporáneo, en el que se mezclan la pintura abstracta, las acciones artísticas e instalaciones de vídeo y objetos encontrados, lo bastante elocuentes como para dar voz a lo que el artista asturiano quiere expresar.
La exposición que estos días presenta en la Sala Alvaro Delgado de Luarca se abre por ejemplo con la contundente proyección de una cascada sobre un panel pintado de azul ultramar, el color con el que Vicente Pastor más se identifica y que predomina con todo el sentido en la quincena de cuadros que allí se muestran, alrededor de una enorme bola de redes y peces flotador. La actuación de mayor interés es, no obstante, la que se enseña en el catálogo y en un pequeño rincón pintado de rojo y que representa el descenso que hizo en compañía del fotógrafo Ernesto García por el río Barayo, en una intervención mínima que encierra todas las metáforas posibles sobre el fluir un tanto absurdo de la vida.

Psique- delicias


Los poemas de Samuel Beckett que acompañaron a Vicente Pastor durante el descenso de tres días a lo largo del río Barayo --desde su nacimiento hasta que va a dar a la mar, que en esta ocasión no es el morir, sino la vida misma, fuente de riqueza continuamente sobreexplotada y esquilmada-- son, en cuanto detritus, buena verbalización de lo que el artista ha querido decir, armado tan solo con una caja de tizas, con las que ha subrayado aquellos elementos que en su camino le han parecido más significativos, ramas, hojas y guijarros sobre los que ha escrito algunos de los versos del escritor franco-irlandés o dibujado pequeñas marcas decorativas, a modo de señales de intervención mínima, respetuosas con la naturaleza y no por ello menos artísticas.
La prudencia y la discreción son dos valores que hay que rescatar en el arte contemporáneo, tan dado a los excesos y a las pomposas vanidades, y en eso es ejemplar el artista asturiano, cuya vida es tan acorde con lo que hace que no cabe sino ensalzar su honestidad, su coherencia y su cordura, mantenidas gracias a una rectitud verdaderamente estoica, que ha servido de modelo a artistas más jóvenes como Santiago Mayo, desde muy pronto dedicado también a las intervenciones deliciosas y nimias. Originario de La Coruña y residente en Madrid, Mayo ha hecho doblete en la comunidad que le ha visto crecer artísticamente y ha presentado dos exposiciones consecutivas, una primera ya clausurada en la galería Cornión y otra que se mantiene abierta en la sala Guillermina Caicoya de Oviedo, en las que ha presentado sus propuestas habituales, una pintura de mínimos recursos y una escultura en miniatura llena de gracia y psicodelia, tan estandarizadas en formatos y medidas que sus precios son también todos iguales.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia