AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Cinco individuales

0 comentarios

Publicado en La Nueva España

Diversidad
Del 6 al 25 de Marzo de 2009
CMAE. Centro Municipal de Arte y Exposiciones

La muestra colectiva «Diversidad» reúne a Trinidad Formoso, Raquel Miranda, Cristina Ortiz, Ángeles Palomeque y Pilar del Val, que tienen en común el haber pertenecido al Taller de Humberto, aunque posteriormente cada una ha seguido trayectorias diferentes, pero manteniendo en común una enseñanza fundamental: cobijarse bajo formas experimentales y vanguardistas para afrontar con un poco de lucidez artística estos tiempos del «todo vale». Aunque ello suponga la repetición de fórmulas que, de algún modo, se compensa mediante un buen trabajo técnico. 

«La pluralidad de puntos de vista -señala Julia Barroso en el catálogo- y la elección de lenguajes personalizados marcan la obra de estas creadores vocacionales en su conjunto y ajenas al hecho de las modas en el arte». Ciertamente más que de un grupo estaríamos hablando de una serie de individualidades que convergen en la necesidad de expresarse, un empeño en encontrarle el pulso a un formalismo pictórico vinculado a las diferentes tendencias que fluyeron desde los inicios del siglo precedente; un digno y, en muchos casos, notable ejercicio pictórico no exento de interés. 

En el caso de la ovetense Trinidad Formosa, que ha obtenido diversos premios y realizado numerosas exposiciones colectivas, practica una figuración que tiene como protagonistas los troncos de árboles, un motivo repetido que sugiere ordenaciones geométricas que otorgan un protagonismo destacado a la línea y a la luz. Raquel Miranda, con exposiciones individuales en las salas de Cajastur de Gijón, Mieres y Avilés (2007) y galería Benedet en Oviedo (1994), se sirve de formatos circulares y cuadrados en sus composiciones. Estas abstracciones que son residuos de objetos, fragmentos de una realidad descompuesta en formas y colores funden diferentes imágenes que se interrumpen y entremezclan como sucede en la serie «deconstrucción». 

Muy diferente es la mirada de Cristina Ortiz, que ha expuesto recientemente en la galería Amaga en Avilés (2008) y continúa en esta muestra su experimentación en torno al «collage» de reminiscencias cubistas, aspirando al máximo realismo en el cuadro porque el elemento «pegado» proporciona «una perspectiva distinta -como señalaba Braque- de si este elemento fuese imitado». Ángeles Palomeque ha expuesto individualmente en la galería Benedet en Oviedo (1999), así como en diversas muestras colectivas, obteniendo el premio de adquisición en el V Premio de Pintura de la Junta General del Principado de Asturias. Su pintura revuelve en la abstracción a través un gesto enérgico y un trazo fluido. La mancha se erige en protagonista de estas tensiones creativas que exploran los matices de la materia y la luz. La avilesina Pilar de Val, que expuso en la galería Dasto (2006) y ha sido seleccionada en diferentes certámenes de pintura, consigue visiones, ciertamente interesantes, de estructuras territoriales. No son planos, pero pueden contemplarse como diagramas de la ciudad, una ordenación del caos recurriendo a la geometría y a una contención del color. 

En fin, la sensación de que nos encontramos ante cinco exposiciones individuales se acentúa al percibir el gran número de obra aportada por cada artista, que ha forzado un montaje que no deja espacios al vacío, produciendo un cierto agobio en la mirada. Pero, en todo caso, el entusiasmo de estas creadoras compensa cualquier deficiencia.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia