AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Luis Feás Costilla

Cuadrado tirando del hilo

0 comentarios





Publicado en La Voz de Asturias

 Isabel Cuadrado.
Galería Vértice, calle Marqués de Santa Cruz, 10 (Oviedo). Lunes, de 17.30 a 21 horas. Martes a sábados, de 11.30 a 14 y de 17.30 a 21 horas.
Hasta el 28 de febrero.

Como Penélope y Ariadna, Isabel Cuadrado teje y desteje su hilo conductor. Artista enredadera, con un brillante currículum que incluye estancias en el centro belga de artes gráficas Frans Masereel y en la Academia de España en Roma y obra en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo o el Bellas Artes de Asturias, extiende sus tramas por un sinfín de apoyos diferentes, que van desde la instalación de sus primeras exposiciones hasta el cuadro perforado y acuchillado o la estampa móvil de sus trabajos posteriores, siguiendo con el hilado de ideas y el trenzado de sentimientos. Isabel Cuadrado pertenece al ámbito del objeto y en la exposición que ahora presenta en Vértice, tercera individual en esta galería de Oviedo, lo que predomina es una serie de obras pintadas que no son pintura, como era de esperar en una artista mejor pertrechada para asesinarla, sino más bien un conjunto de soportes adecuadamente intervenidos con elementos de costura, bordados y parches incluidos, que indagan sobre los diferentes modos de representación de lo concreto y enlazan con un cierto arte femenino que ha hecho del trabajo manual y la labor de aguja el instrumento de sus reivindicaciones feministas. En la misma línea se encuentra la otra actuación de Isabel Cuadrado en la galería ovetense, cuyo rastro hay que seguir desde la misma puerta de entrada y conduce hasta una arriesgada intervención mural de difícil equilibrio en la sala 0. Allí, la raya que se traza desde el exterior se vuelve un estudiado torbellino de precisión, en el que las mismas maquinarias de relojería que en el pasado le sirvieron para elaborar rítmicos poemas-objeto con los que expresar la fugacidad del tiempo ahora componen y descomponen, a medida en que avanzan los segundos y la esfera gira, un laberinto intrincado nunca del todo continuo ante el que la mirada se detiene absorta, quizá esperando a que el azar o el más estudiado mecanismo reconstruya el puzzle al completo.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia