AJIMEZ ARTE

Crítica

Erich Berger

Contra el populismo y la instrumentalización

0 comentarios

La razón de ser de Laboral se merece un debate público más adecuado

Publicado en La Nueva España

 
    
Los últimos días han sido testigo de la aparición de varias polémicas sobre Laboral Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón en diversos medios de comunicación local, provocadas por mi dimisión como comisario jefe del centro, por lo que me siento en la necesidad de expresar mi propia opinión sobre esas cuestiones para evitar verme instrumentalizado. Creo que Laboral es demasiado importante como para que sea utilizado en la última «jugada» del partido del populismo y que merece un debate público más adecuado. Por tanto, si existe un interés público me gustaría que se tradujera en un debate serio, más allá de la política partidaria y de los intereses personales. Y si, como ya he dicho, siento la necesidad de expresar mi parecer sobre el tema es porque durante los últimos dieciocho meses he formado parte de Laboral, esforzándome, junto a mis colegas, en fortalecer este proyecto que todos hemos vivido intensamente y al que hemos dedicado muchos esfuerzos. Y aunque ahora lo deje atrás, continúo considerando a Laboral como una iniciativa muy relevante para el desarrollo de Asturias, para mí y para las generaciones futuras. La importancia de Laboral se nutre de razones diferentes según con quién se hable: para algunos es un espacio al servicio del arte en general, o de un tipo de arte que nunca antes tuvieron posibilidad de explorar; otros lo ven como una oportunidad profesional; por último, para otros no es más que un desperdicio de recursos económicos. Por tanto, cada uno lo ve como quiere.

Crecí en un pequeño pueblo cercano a la ciudad de Linz, en la alta Austria, una ciudad que guarda un cierto parecido con Gijón. Fue fundada por los romanos con el nombre de Lentos, cuenta con un número de habitantes similar y su economía estaba basada en la industria pesada. Sin embargo, la crisis del acero y del petróleo de la segunda mitad del siglo pasado demostraron que esas industrias no eran, por sí solas, suficientes y fiables para garantizar un futuro sostenible a la región.

Toda una serie de impulsos procedentes de la economía, la educación y la cultura ayudaron a la reconversión de Linz, que este año ejerce como capital cultural europea. Una de esas iniciativas fue Ars Electronica, fundada en 1979, y hoy en pleno funcionamiento, para investigar en la intersección de arte, tecnología y sociedad y que ha desempeñado un papel esencial en la exitosa transformación de Linz y sus alrededores.

Esa experiencia (trabajé para Ars Electronica entre 1996 y 1999) y su éxito son la razón de mi convencimiento de que con su marco artístico, científico, tecnológico y social, Laboral podría desempeñar un papel activo en el proceso de transformación de Asturias. Sus objetivos estratégicos de combinar exposiciones, educación, investigación, producción, y su emplazamiento junto a un centro universitario y un parque tecnológico, proporcionan a Laboral un potencial vibrante y altamente creativo.

Desde esa perspectiva, y desde la del trabajo que el Centro de Arte y Creación Industrial lleva a cabo en estos momentos, resulta miope contemplarlo como un simple espacio de exposiciones. Y, precisamente, porque es algo más que eso, su comparación directa con otras instituciones artísticas españolas es de todo punto improcedente.

Naturalmente, la resolución de ese déficit de información es una cuestión de comunicación y de tiempo. Además, las dimensiones de las salas de exposición del centro pueden hacernos olvidar fácilmente que Laboral desarrolla también otro tipo de actividades e iniciativas.

La comparación, sin más, de las cifras de visitantes de Laboral con las de otros centros españoles deja muchas cuestiones fuera del tintero. No es una excusa, pero lo cierto es que, en estos momentos, no contamos con herramientas de evaluación eficientes que permitan demostrar realmente la importancia de Laboral en áreas tan relevantes, o incluso más, que la de los números. A saber: los impulsos directos e indirectos sobre la producción artística, creativa y de innovación local, la adquisición de conocimiento o el impacto económico de Laboral como resultado de la conversión del centro en un punto de referencia mundial para el arte digital y emergente, que lleve el nombre no sólo de Laboral, sino también de Asturias y de sus activos naturales, culturales e intelectuales, por todo el mundo.

Que no se me malinterprete: no pretendo con estas líneas hacer propaganda institucional. Este lugar es especial porque está destinado a producir algo diferente, en lugar de limitarse a reproducir lo obvio.

Se necesita tiempo, paciencia, una visión clara y fuerte y un rumbo a seguir. Asturias es especialmente deficitaria en el ámbito de los espacios y de la educación artística. Resulta fundamental señalar esas carencias y exigir más para mejorar la situación, pero también para ser proactivos, para participar, para debatir y para que la gente convierta a Laboral en algo suyo.


Erich Berger fue  comisario jefe de Laboral

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia