AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Memoria fotográfica de Asturias

0 comentarios

Publicado en  La Nueva España


Miki López
Asturias siglo XXI
Del 6 al 20 de Noviembre
Centro Municipal de Arte y Exposiciones (CMAE)
En los últimos años existe un creciente interés por los archivos fotográficos que nos permiten asomarnos a aspectos históricos, antropológicos y culturales de distintos lugares y comunidades. En este sentido, LA NUEVA ESPAÑA en el año 2006 ha impulsado una de las iniciativas más interesantes llevadas a cabo por la prensa regional, un proyecto que ya pertenece a la historia y que transciende el carácter meramente testimonial para alcanzar la categoría de documento único, fijando una visión de Asturias en los albores del siglo XXI en imágenes realmente singulares publicadas durante setenta y ocho semanas.

El fotógrafo Miki López, junto con el periodista Eduardo Lagar, recorrió más de 70.000 kilómetros realizando 100.000 fotografías en un período de tiempo de veinte meses. Con una selección de ese material se ha realizado esta exposición. Pero la mirada de Miki va más allá del carácter etnográfico, de la repetición y de la neutralidad en las tomas, para erigirse en una visión personal y apasionada. Y en esto tiene mucho que ver LA NUEVA ESPAÑA, que le ha permitido desarrollar su quehacer libre de los servilismos de la práctica profesional, confiando plenamente en su creatividad y en su obsesión por el perfeccionamiento técnico que constantemente le lleva a afrontar nuevos retos. De hecho, desde que en 1991 comienza a trabajar como fotógrafo de prensa participa en numerosas exposiciones -«Fotógrafos asturianos por Bosnia» (Oviedo, 1992), «El Museo de Anclas de Salinas» (Madrid, 1997), XXV Aniversario de los premios «Príncipe de Asturias» (Oviedo, 2006) y en las distintas ediciones de «Miraes»- proyectando sobre las diferentes imágenes una personalidad que no rehúye la experimentación y ahonda en la búsqueda de soluciones formales y estilísticas.

Pero todavía hoy se argumenta que la fotografía de prensa nada tiene que ver con la fotografía creativa, olvidando que muchas imágenes de nuestro imaginario colectivo provienen del ámbito de los medios de comunicación y que, como señala Gómez Isla, «la prueba fehaciente de que ambos mundos son cada día más indisociables la tenemos en el discurso estético contemporáneo, donde es cada vez más frecuente que la fotografía de creación adopte una apariencia esencialmente fotoperiodística». Con estos argumentos resulta difícil negar a la obra de Miki, que posee una indudable audacia formal y una acentuada destreza técnica, su carácter artístico.

Aun señalando el carácter documental y etnográfico de su labor, estas fotografías transcienden esas dimensiones para reflejar un trabajo creativo con un fuerte componente estético. La forma de construir el espacio, el tratamiento de la luz o la búsqueda de encuadre adecuado, cuando no sorprendente, sitúa a Miki en la estela de Nicolás Müller o Gonzalo de Juanes, que trabajaron con un sentido plástico y romántico de lo fotográfico. Continuador de ese estilo, Miki, sin embargo, ha incorporado, además, la ironía, el juego compositivo y una poética que se despliega plenamente en los paisajes rurales. Como acertadamente señala Eduardo Lagar en el catálogo: «La de Miki López es una mirada que quiere lo que retrata, que se admira con los dibujos que el maíz hace sobre la tierra, que se hunde en un azul tinta pintado igual en el mar de Carreño que en las aguas del Valle, en Somiedo».

La sensibilidad artística de Miki se nutre en la Asturias rural, ensaya exquisiteces con el retrato y explora nuevos horizontes en la ciudad. En este sentido, el paisaje de campo, lo urbano y lo humano configuran los tres ejes temáticos principales. Pero llama la atención cómo diversos objetos -unas madreñas, un vaso de sidra, unos zapatos- se erigen en protagonistas de muchas fotografías, profundizando en esos matices poéticos y estéticos que recorren toda la serie.

No cabe duda de que en estas fotografías se respira Asturias desde todas las perspectivas: desde sus tierras y su mar, desde sus montañas y sus gentes. Aquí se encuentra presente la Asturias tiznada en las minas de carbón, la que se afana cabruñando la guadaña, la de la lluvia y la niebla, la de las humildes iglesias prerrománicas, la que toca la gaita y todavía necesita a los «ferreiros», la del «guaje» con madreñas y móvil; la Asturias auténtica que Miki López nos ha revelado en sus fotografías.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia