AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Evolución sin variaciones

0 comentarios


Publicado en  La Voz de Asturias
José Cobo. Evoluciones.
 Galería Vértice, calle Marqués de Santa Cruz, 10 (Oviedo). Lunes, de 17.30 a 21 horas. Martes a sábados, de 11.30 a 14 y de 17.30 a 21 horas.

Hasta el  8 de noviembre.


No puede ser casualidad que en la galería Vértice de Oviedo coincidan los proyectos de dos artistas complejos interesados por la evolución del hombre y otras bestias: uno, el pintor asturiano Ricardo Mojardín, desde un punto de vista más irónico y meta-artístico, con el que traza su serie Karmanimal, en esta ocasión dedicada a los perros, y el otro, el escultor santanderino José Cobo, desde una visión casi antropológica, preocupado por los procesos de crecimiento y aprendizaje. Del primero ya hubo oportunidad de ocuparse con motivo de la inauguración del montaje, a principios de octubre, y del segundo cabe hacerlo ahora que está a punto de clausurar su primera exposición en Oviedo, él que es un habitual de galerías nacionales e internacionales, tanto de Madrid, Palma de Mallorca o Barcelona como de Chicago, Nueva York o Colonia. El origen conceptual de lo que ahora presenta José Cobo parece estar en la pieza titulada precisamente ´Evolución en relación al tamaño del cerebro´, en el que la misma figura varias veces reproducida en poliuretano pintado a diferente escala muestra a modo de gráfico el desarrollo de la humanidad, sin que en apariencia las variaciones sean más que de volumen y altura. Esta percepción ambigua de su evolución, no se sabe muy bien si optimista o pesimista, se contrasta con el interés directo y casi tierno por la cruda infancia, encarnada en su propio hijo pequeño, que le sirve de modelo en posturas relacionadas con el juego y la diversión, saltando entre colchones, haciendo aviones de papel o contemplando extasiado sus propias zapatillas. Lo que diferencia estas figuras infantiles de otras similares de otros artistas contemporáneos es que no son vaciados sino que Cobo las modela con sus manos, lo que demuestra un dominio anatómico que se refleja ejemplarmente en sus originales dibujos sobre aluminio, a modo de bocetos para las obras en tres dimensiones.

Crear con fuego

Aunque agua pasada no mueve molino de molinero, ni tampoco hace girar el torno del alfarero, no sería del todo justo dejar de realizar -al menos en esta página de contrastes- algún comentario sobre la estupenda exposición que se acaba de clausurar en el Centro Municipal de Arte y Exposiciones de Avilés con motivo de la celebración del veinticinco aniversario de la Escuela de Cerámica de la misma villa asturiana, que también se conmemora con otros varios actos y exposiciones. Organizada por el que durante muchos años fuera el director de la escuela y siempre jubiloso promotor cultural local Ramón Rodríguez, al que ya estábamos echando de menos, reunía en una misma sala la obra creada con barro y fuego por tres de los más notorios artistas españoles contemporáneos, el escultor Eduardo Chillida y los pintores Antoni Tàpies y Miquel Barceló, que artísticamente ya habían comparecido por separado en Asturias pero a los que nunca se había tenido la ocasión de ver juntos.

La exposición se ceñía a la obra cerámica, inusual en Tàpies, algo más frecuente en Chillida y una faceta más del inquieto Barceló, influido por sus largas estancias en Africa, por lo que brindada además la oportunidad -y la seguirá brindando, pues supongo que tiene catálogo- de acercarse de forma distinta a estos tres artistas señeros y contemplar sus experimentaciones con el material primigenio, en una lucha sorda de bellísimos en insólitos resultados, similares, en un grado mucho más bajo de experiencia, con los que se obtuvieron cuando a Ramón Rodríguez se le ocurrió meter en el horno las formas modeladas por varios artistas asturianos que nunca se habían aproximado a la cerámica, en un hermoso ejercicio de proselitismo que aun hoy sigue dando frutos torrados.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia