AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Diseñar un mundo habitable

0 comentarios


Publicado en La Nueva España


Nowhere/Now/Here
Hasta el 20 abril de 2009
Laboral. Centro de Arte y Creación Industrial


A la pregunta que daba título al collage de Richard Hamilton «¿Pero qué es lo que hace a los hogares de hoy día tan diferentes, tan atractivos?», podríamos responder, casi medio siglo después, que, sin duda alguna, la responsabilidad de convertirlos en tan atrayentes corresponde a los objetos y a los entornos de diseño. Los diseñadores han modificado, con sus productos, nuestra percepción y relación con el mundo, proyectando visiones de futuro pero, también, siendo un instrumento ideológico, de control y de poder, y artífices de una floreciente industria que mantiene fronteras, cuando no realiza directamente incursiones, en lo cultural y artístico.

No puede resultar, por tanto, extraño que Laboral programe esta exposición que lejos de apostar por la belleza del objeto profundiza en el diseño experimental, en los procesos, en las herramientas y tecnologías de fabricación contemporáneas. La muestra, comisariada por El Último Grito, asociación creativa formada por Roberto Feo y Rosario Hurtado, explora diferentes enfoques desde la intervención material a la exploración psicológica, pasando por resistencias en el campo cultural, «alternativas -señalan los comisarios- a las estructuras sociales y económicas, creencias y rituales; resistencia a aceptar los tipos preestablecidos». Precisamente las obras más destacables se enmarcan en estas reflexiones críticas y experimentales, y plantean las relaciones entre el diseño y otras disciplinas, asumiendo el riesgo como método de trabajo.

En este sentido las situaciones urbanas de Santiago Cirugeda se aprovechan de lagunas legales para ofrecer alternativas al problema de la vivienda, planteando habitáculos -mediante sistemas reversibles y desmontables que tienen la consideración de bien mueble- en las azoteas comunitarias. Estas prótesis que rozan la ilegalidad evidencian la incapacidad de los poderes públicos para responder a la demanda, legítima aspiración de la ciudadanía, de una vivienda digna. De igual modo cabe destacar el potencial subversivo de los trabajos del cubano Ernesto Oroza, planteando alternativas y adaptándose a un diseño de supervivencia y reciclaje, un producto adecuado para una situación de extrema precariedad como la que se vive en la isla caribeña.

La hibridación entre diseño y tecnología produce piezas como los «Carnivorous Domestic Entertaiment Robots» realizados por James Auger y Jimmy Loizeau. Estos robots -un reloj de pared con tira atrapamoscas que transforma en energía los insectos que atrapa- insertan en la vida cotidiana el carácter depredador de estos artilugios, convirtiéndonos en espectadores del drama. Una mirada poética a lo objetual se evidencia en la instalación «Gijón Magnética» de Troika que reúne una serie de objetos electrónicas muy comunes -teléfonos, neveras, ventiladores, pantallas de ordenador- dispuesto según su melodía electromagnética que podremos escuchar mediante unos auriculares, revelándonos los distintos tonos de los objetos, su particularidad acústica.

La representación asturiana se abre con Patricia Urquiola, quien, junto con Martino Berghinz, ha realizado el diseño de la exposición concebida como una especie de zoco laberíntico, un espacio definido con materiales pobres que convergen en una composición hexagonal. Alejandro Mazuelas obtuvo el primer premio del I Concurso de Diseño Industrial «ESAPA/DesignLAB» con la pieza «This is not a Souvenir». Se trata de un maletín que lleva en su interior una serie de plantillas, realizadas en chapa metálica, con letras y frases hechas, una pieza, que a juicio del jurado que le otorgó el premio, consigue «emocionar y captar el espíritu reivindicativo de Asturias». Marta Botas y Germán R. Blanco, diseñadora y etnólogo asturianos, presenta el proyecto conjunto «Rara de Raro», cuya última edición «El año de desastre» recupera las uvas desechadas de la cosecha de 2007 de la Ribera del Duero, para elaborar un vino único que no se ajusta a los cánones de calidad actuales. La nómina de asturianos se completa con Fernando Gutiérrez autor del diseño del catalogo.

En fin, entre los diseñadores que participan en la muestra -imposible de reseñarlos a todos en esta página- tal vez encontremos respuesta a la abundancia de interrogantes que plantea hoy en día el diseño. En este momento, sin renunciar a las creaciones funcionales se persigue la obtención de experiencias, y frente a la producción industrial tradicional se abren otras oportunidades, impulsadas por las nuevas tecnologías, de facturación, comunicación y distribución. Ante estos cambios cabe preguntarse si el diseño se encamina, como una obligación moral, a convertir el mundo, no tanto en objeto bello y de consumo, como en un lugar habitable.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia