AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Abrir una ventana

0 comentarios


Publicado en La Nueva España

XIX Muestra de Artes Plásticas del Principado de Asturias
Del 3 al 26 de Septiembre
Casa Municipal de Cultura de Avilés


La Muestra de artes plásticas del Principado de Asturias se ha percibido, durante estos diecinueve años, como un acontecimiento que promocionaba a los jóvenes artistas asturianos y si bien en algunos momentos los resultados no fueron los esperados, siempre mantuvo un mínimo de calidad y, sobre todo, un riesgo artístico, inherente a la juventud, que propició agradables sorpresas visuales. Y en esta edición se sigue apostando por mantener la muestra como «espejo y lámpara al mismo tiempo», como señala Luis Feás en los «Papeles de Plástica» del arte joven asturiano.

El premio «Asturias Joven» de artes plásticas ha recaído en María Castellanos (Gijón, 1985), licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Vigo, que ya sorprendió con sus exposiciones individuales en el Centro Municipal Natahoyo en Gijón y en la sala LAi de la misma localidad. En esta ocasión presenta una serie de fotografías que con el título «Tejidos» remiten al mundo femenino y juegan, irónicamente, con la idea de embellecimiento. Unos adornos que conllevan dolor y cicatrices pues los tejidos se añaden, mediante cosidos, a las incisiones del cuerpo; una escenificación, por otra parte, realizada mediante manipulación digital.

Con estos ensamblajes Nacho Suárez (Avilés, 1985), que en su primera exposición individual regurgitaba influencias de distintas épocas pictóricas, despliega una estética revisionista de gran interés plástico, situando su obra en la frontera de lo pop y de lo kitsch, con el objeto artístico como actor principal de esta mezcla burlona e irreverente. También Sara García (Gijón, 1983) incorpora la ironía a sus trabajos pictóricos. Utilizando como soporte copias de cuadros con reminiscencias horteras, adhiere a la imagen distintos materiales, desde plumas a cuentas de collares, desmitificando esa pintura hogareña, que todavía pervive, aunque transformada y amparada en el ideal de belleza burguesa.

La pintura de Breza Cecchini (Oviedo, 1976) resulta fresca y sugestiva. Caracterizada por un cierto desenfado en la puesta en escena, posee un tono próximo a la ilustración y una ingenuidad que la aleja de los fundamentalismos pictóricos más miméticos y empalagosos. Fabián Fernández Prado (Oviedo, 1973) dibuja en el umbral de la visibilidad, interrogándose sobre aquello que excede la posibilidad de ver, con el blanco como protagonista de unas imágenes que aúnan el secreto y el deseo de representación. Sin embargo Valle Baranda (Gijón, 1979), mención de honor en el III Premio Nacional de Litografía, explora, en esta ocasión, mediante técnicas xilográficas, el mundo de la infancia.

Por otra parte Alicia Jiménez (Gijón, 1977) presenta una instalación en la línea de la ensayada en el Museo Antón de Candás, con la exposición «Del limo». Se trata de piezas, dispuestas con aparente caos, que remiten a la energía, como el neón que serpentea sobre la tierra que produce una sensación de calor. La artista siempre ha trabajado con un carácter complejo y acumulativo, reuniendo todo tipo de materiales por los que asoman restos de intimidad.

Y, al fin y al cabo, la Muestra es un reflejo de estos tiempos en los que apenas existe una conciencia radical del arte y ninguna propuesta nos sorprende a no ser, como señalaba Nabokov, que se abra repentinamente una ventana «a un paisaje soleado en plena noche del no ser».

Fotografía: Ricardo Solís

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia