AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Construir experiencias

0 comentarios





Publicado en La Nueva España

Arenas Movedizas
Del 18 de Septiembre al 5 de Octubre
Laboral. Ciudad de la Cultura



El proyecto «Arenas movedizas», enmarcado en los Encuentros Internacionales de Juventud de Cabueñes, nació con el fin de hacer visibles a jóvenes creadores asturianos excluidos de los circuitos convencionales, comprometidos con los nuevos medios, generadores de temáticas sociales y capaces de reflexionar sobre el sentido actual del trabajo en la periferia de la periferia, al tiempo que dialogan con otros artistas nacionales e internacionales. Esta séptima edición, comisariada como las anteriores por el colectivo Fiumfoto -Cristina de Silva y Nacho de la Vega- ha encontrado en las antiguas dependencias de la residencia de estudiantes de la Laboral un espacio fabuloso, con su propia narratividad, que condiciona, sin duda, el proyecto pues resulta difícil moverse sin que a cada paso salte la memoria del lugar. En esas celdas monacales, en los baños y pasillos se ha sedimentado el griterío de los chavales con el sabor amargo de una época que ha quedado reducida a polvo y humedad. En ese ambiente ha sobrevivido el «bicho bola», protagonista de la propuesta artística y sonora de los gijoneses Daniel Acevedo y Jorge Camacho que invaden, con una replica en cerámica de estos simpáticos crustáceos terrestres, una de las habitaciones, provocando la sensación de encontrarnos en un tiempo abandonado.

Entre estas paredes se respira, todavía, el espíritu recio, disciplinado, austero y monacal que regía, hace tan sólo unos años, sin posibilidad de contestación. Pero las propuestas de los avilesinos Wonder Boy y .tape desmontan este orden, favoreciendo la creación, desde lo lúdico y lo sonoro, de un antídoto contra cualquier pensamiento castrador. En el primer caso pintando en el dormitorio imágenes de juegos retro, un mundo donde lo virtual invade la realidad transformándola. En su instalación .tape mezcla sonidos sintéticos, procesos digitales y grabaciones de campo que nos envuelven y trasladan a un paisaje acústico.

El madrileño Jorge Cano presenta un cuadro interactivo -hibridación entre lo pictórico, lo biológico y lo tecnológico- basado en la experimentación con reacciones químicas que responde a los movimientos de aproximación del espectador. En una línea similar, explorando nuevos territorios para la pintura, el graffitero vizcaíno L06 mezcla graffiti y proyecciones audiovisuales que acentúan, mediante la creación de volúmenes y perspectiva, los dibujos en la pared. Y la luz se convierte en protagonista en la instalación del bilbaíno Fermín Moreno, una luz que define el espacio, dibujando el lugar y los objetos y creando una atmósfera de teatralidad pictórica, con acentos neobarrocos.

Próximo a esta tendencia, ensayando nuevas estrategias críticas, el ovetense Jaime Rodríguez hace referencia a 1968, año de su nacimiento, en un vídeo que como una catarata catódica y caótica de imágenes y texto atrapa hipnóticamente al espectador. El monitor arropado por decenas de cajones vacíos, contenedores que remiten a la desmemoria, trazan una metáfora del desencanto.

Pero en los aseos, también, gotean los recuerdos. La instalación del gijonés Adrián Cuervo convoca lo esencial de la nostalgia, ese amor por lo perdido, mediante el rítmico sonido del goteo y una ambientación visual. Otra pieza de este mismo autor explora la presencia del autómata en nuestras vidas cotidianas. Precisamente la cotidianidad y lo anecdótico caracteriza el discurso de Producciones Cucas (Gijón / León) que narra, como si se tratase de un videoclip, una historia de adolescentes.

La videoinstalación «Waves of tomorrow» de Normaa (Gijón), nos descubre la belleza de los edificios más emblemáticos de Gijón convertidos en escombros, una visión apocalíptica, contaminada por una melancolía moderna que convierte la ruina, la catástrofe en objeto de deseo, tal vez, porque percibimos, en nuestro inconsciente, que el derrumbamiento ya se ha producido. Las imágenes situadas entre escombros, con todo su potencial visionario, nos devuelven un futuro posible.

Sabemos que nos movemos por arenas movedizas, que, en cualquier momento, podemos ser engullidos por los acontecimientos y desaparecer sin dejar rastro, pero a pesar de todo, a pesar de tanta desolación, todavía algunos artistas construyen paisajes, experiencias -como estas nueve propuestas- capaces de tirar de nosotros para sacarnos de tanta embotada sensibilidad.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia