AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Hacer Caja

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias
A no ser por iniciativas como la promovida por el crítico Ángel Antonio Rodríguez en el Centro Cultural Palacio Revillagigedo de Gijón, Cajastur ya no suele aparecer en las páginas de arte. Inexplicablemente, ha renunciado a una de sus principales señas de identidad, la artística, proporcionada por la Obra Cultural, justo en el momento en que se cumplían cincuenta años de la apertura de su espacio más emblemático, la sala de exposiciones del edificio histórico de la plaza de la Escandalera de Oviedo, de línea conceptual acorde a su tiempo y centro de debate y tertulia, alrededor de su memorable ambigú. Después de décadas de esplendor, coronadas con la habilitación del Palacio Revillagigedo como centro de exposiciones internacionales, a principios de los noventa, vino la reconversión innecesaria, se cerró precipitadamente la sala principal en Oviedo y se adecuó un espacio más grande en la calle San Francisco que al final ha resultado defectuoso, teniendo que recurrirse a un convenio con el Ayuntamiento de Oviedo para poder tener abierta una sala en la capital del Principado.
 Se iniciaba así un proceso de desconcertante decadencia que culmina en los últimos tres años, cuando la ruina ya no afecta tan solo al edificio mencionado sino sobre todo a la propia programación artística. Sin que se nos hayan dado las suficientes explicaciones a quienes tenemos depositados en ella nuestros ahorros, Cajastur ha decidido prescindir de toda ambición expositiva, en aras de un supuesto control de gasto, como si programar exposiciones mediocres fuera más barato que hacerlo con propuestas de calidad. Resulta asombroso que las salas de Oviedo, Gijón, Avilés y Mieres se estén ocupando casi en exclusiva con artistas aficionados con o sin licenciatura a los que desde luego no acompaña ningún éxito de público y cuya actividad cinegética y contracultural poco tiene que ver con las actividades a las que la caja de ahorros asturiana está obligada por estatutos. En este sentido debería aprender de sus colegas de Caja Madrid y la Caixa, tan ejemplares, que saben que para hacer caja y salir en los papeles hay que arriesgar mucho más.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia