AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Collins, Fantasmas Paralelos

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias

 Hannah Collins. Fantasmas-Parallel.
Laboral Ciudad de la Cultura, calle Luis Moya Blanco, 261 (Gijón). Todos los días, de 10 a 20 horas.
27 de abril.

Coincidiendo con el primer aniversario de la apertura de la Universidad Laboral de Gijón como Ciudad de la Cultura, desde el centro se han promovido dos proyectos simultáneos de la prestigiosa fotógrafa Hannah Collins, cuya obra figura en colecciones extranjeras como las de la Tate Modern de Londres o el Centro Georges Pompidou de París y en colecciones españolas como las de la Fundación Telefónica, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona o el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid. Inglesa con residencia en Londres y en Barcelona, y por lo tanto bien conocida en nuestro país, en donde ha expuesto en numerosas ocasiones, ha alcanzado su fama sobre todo por sus cuidadas fotografías digitales impresas sobre lienzo o lino de gran formato, que en los últimos años han derivado con toda lógica y naturalidad hacia la imagen en movimiento, en proyectos casi por completo cinematográficos, de explícito contenido social.
 Entre ellos se encuentran La Mina, dedicado a los gitanos en España, y el que ahora se presenta en la iglesia de la Laboral, titulado Parallels (Paralelos) y dedicado a los emigrantes africanos en Europa, a sus conflictos, miserias, dudas e incertidumbres. La verdad es que impresiona el montaje organizado en Gijón, con tres grandes pantallas sobre las que se proyectan al mismo tiempo sendas historias paralelas protagonizadas por Dewa, Pamela y Constantine, residentes en Madrid, Roma y Londres, respectivamente, en diversos grados de legalidad e integración, pero condenados a vivir con el alma siempre partida. Bien rodadas, con la fuerza y la credibilidad propia del documental, sin por ello renunciar a algunos pertinentes momentos de ficción, su proyección simultánea refuerza las concomitancias y las coincidencias en los sentires, mostrando con delicadeza los mimbres comunes de que estamos hechos.
 Menor interés tienen las tres grandes fotografías que, bajo el título de Fantasmas, Hannah Collins expone en el patio corintio, en las que recoge la imagen de la Universidad Laboral antes de su reforma interior y confirma su interés por los espacios arquitectónicos abandonados y ya sin presencia humana.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia