AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Laboral Emergente

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias

En el vecino Centro de Arte y Creación Industrial se muestran paralelamente al de Hannah Collins otros tres proyectos: el experimento sonoro de Las Larvas, capitaneadas por Paco Nadie, el simulacro marxista y contestatario de PSJM y la colectiva Emergentes, en la que se muestran diez trabajos de artistas latinoamericanos relacionados con las nuevas tecnologías. La exposición, comisariada por José Carlos Mariátegui, ha sido organizada por la Fundación Telefónica, que ya cuenta con una amplia experiencia en este campo creativo, sobre todo a partir de la convocatoria de su Concurso Internacional sobre Arte y Vida Artificial, que en sus diez ediciones se ha mostrado como un eficaz medio de difusión para quienes están intentando hacer desarrollos artísticos de los sistemas computerizados y electrónicos.
 De hecho, la exposición es la más interesante, desde un punto de vista estrictamente artístico, de cuantas se han realizado hasta el momento en Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, lo cual no deja de ser un buen augurio de reflotación y amarraje de un barco que ya lleva un año a la deriva, sobre todo si se tiene en cuenta que la Fundación Telefónica es uno de los patronos del centro y puede ayudar a dar el golpe de timón que necesita. Es evidente que entre las diez propuestas hay de todo, y que, por ejemplo, el cubo de estéreo realidad de los peruanos José Carlos Martinat y Enrique Mayorga ganaría en intensidad emocional si en vez de lanzar papelitos con consignas tecnocráticas lo hiciera con predicciones personales de futuro, como las máquinas de los parques de atracciones con el muñeco de un adivino dentro, pero lo cierto es que piezas como las bombillas latientes del mexicano Rafael Lozano, las esferas fóbicas de la argentina Mariela Yeregui o sobre todo el artilugio pomposo y mecánico de la venezolana Mariana Rondón introducen una brisa de aire fresco y una remozada tribulación. Eso sí, es de lamentar que, a los cinco meses de su puesta en marcha, casi ninguno de los aparatos funcione debidamente. Hay que plantearse exposiciones menos duraderas.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia