AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Horizonte de sucesos

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias

Nadie es el nombre bajo el que se escondió Ulises-Odiseo para huir de la voracidad del cíclope Polifemo y demostrar de paso que la inteligencia siempre es más poderosa que la fuerza bruta. Aprovechando que el gigante dormía, tras haberse zampado a varios de sus compañeros, le clavaron una estaca al rojo vivo en su ojo único, que hizo que emitiera un fuerte y horrendo gemido. Varios cíclopes acudieron en su auxilio, pero al preguntarle qué le pasaba Polifemo les contestó: “¡Oh, amigos! Nadie me está matando”, por lo que sus compañeros dedujeron que lo que le afectaba era una enfermedad enviada por Zeus y desistieron en ayudarle. Consumado el artificio y escondido bajo un carnero, Ulises consiguió escapar de la gula y de la ira del coloso, pero no sin antes darle a conocer su verdadera identidad: “¡Cíclope! Si alguno de los mortales te pregunta la causa de tu vergonzosa ceguera, dile que quien te privó del ojo fue Odiseo, el asolador de ciudades, hijo de Laertes, que tiene su casa en Ítaca”. Así al menos lo cuenta Homero.

            Paco Nadie es precisamente el pseudónimo que utiliza el artista extremeño Francisco Torres Carretero, residente en Asturias, donde viene desplegando una intensa actividad polifacética, sin esconderse de nada, pero demostrando en todo momento el mismo ingenio y artificio que Ulises. El último suceso que ha protagonizado es su intervención en la sala 1 del Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón, con una instalación audiovisual en la que hay un vídeo en un loop inagotable, varias fotografías digitales y dos o tres paneles luminosos en el suelo. El objeto de su interés, tanto en su versión en movimiento como fija, es un agujero tan oscuro y profundo como el ojo ciego de Polifemo, pero que en su textura orgánica podría parecer más bien el conducto auditivo, una fosa nasal o cualquier otro orificio del cuerpo humano. A Paco Nadie le atrae como a ninguno la carne morbosa y penetrable, a lo David Cronenberg, y por eso el grupo de música experimental que lidera y con el que acompaña sus actuaciones se llama Las Larvas, directas al hueso tras perforar las entrañas

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia