AJIMEZ ARTE

Crítica

Jaime Luis Martín

Paisaje mítico

0 comentarios

Publicado en La Nueva España

Cristina Fernández Box
Ararat, monte del destino
Del 9 al 31 de Enero
Casa Municipal de Cultura de Avilés

 


En esta muestra, que previamente se pudo contemplar en el Centro Municipal de las Artes de Alicante y luego en el Museu del Ciment Asland de Castellar de N'Hug (Barcelona), Cristina Fernández (Alicante, 1974) vincula el viaje y el arte en una fragmentaria, ahistórica y teatralizada visión del monte Ararat, la montaña mítica que el libro del «Génesis» identifica como el lugar donde quedó varada el Arca de Noé después del diluvio universal. Esta artista, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Castilla-La Mancha, y doctorada por la Universidad de Miguel Hernández, ha recibido numerosos premios de pintura y ha participado en una decena de exposiciones individuales; en la última, celebrada en la galería Cornión (2007), presentó una instalación de cuencos de cerámica y fotografías de carácter documental relacionadas con la naturaleza.
Hay en el caso de Cristina una nostalgia del paisaje mítico, de un territorio originario capaz de suscitar, todavía, emociones, sin darse cuenta que todos los lugares están contaminados por el consumismo y lo exótico se ha convertido en una pincelada folclórica de las agencias de viaje que venden más que un destino una aventura, eso sí evitando que se produzca cualquier desgarro. Cierto que la montaña mágica de Ararat provocó en la artista otras sensaciones diferentes a las de una simple turista que reafirma con su foto el espectáculo del viaje; emociones que reconocen en el paisaje esa verdad misteriosa que le impregna y que resulta tanta veces profanada por los destellos de los flashes. Y a ese empeño se ha entregado Cristina, tratando de fundirse con la naturaleza, en una visión próxima a la de Octavio Paz cuando definía el mundo como un «todo en el que las partes están unidas por una corriente de secreta simpatía».

Y, ciertamente, Cristina plantea en estos fotomontajes digitales sobre lienzo una conciliación entre lo sagrado y lo profano, una visión mística que aspira a una revelación artística de comunión con la naturaleza. Esta dramatización tiene como consecuencias una miscelánea de simbolismos, un mestizaje de materiales, un cuestionamiento de la modernidad y una clara apuesta por una estética espiritual con toques apocalípticos. Como resultado nos encontramos con imágenes con un cierto afán de incluirlo todo, una topografía teatralizada, aunque no exenta de atractivo visual. Estos desbordamientos llevan, en ocasiones, el relato hacia derivas anecdóticas, caso de las piezas de pizarra recogidas en el monte Ararat que componen la obra denominada «Fosa común» o las circulares realizadas con resina de poliéster y acetato.  

En estas fotografías, restos del viaje, «collages» cosmogónicos, Cristina Fernández formula una propuesta creativa muy personal, tomando posiciones sobre el deterioro medioambiental y asumiendo que en la montaña de Ararat tal vez se encuentre, si no lo remediamos, nuestro destino.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia