AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Emergentes

0 comentarios

Decir que las cosas no aparecen de la nada puede resultar una obviedad, sin embargo hay gente que mantiene una mirada hacia las nuevas formas artísticas que las desvincula de discursos y poéticas precedentes, como si con ellos no fuese la cosa, este prejuicio se desmonta desde el momento en que uno accede a las obras que componen la muestra Emergentes que ocupa las salas de LABoral.

Los artilugios y el uso de la tecnología se convierten en herramientas de narraciones enraizadas en la tradición latinoamericana, en constantes como la intimidad, el propio cuerpo, las relaciones colectivas, el caos de las ciudades sobre habitadas, incluso con el realismo mágico que marcase toda una generación literaria, o la obra de artistas como Lygia Clark.

La selección realizada por José Carlos Mariátegui recala en esta continuidad, sobre todo acentuada en determinadas piezas, destacando la espectacular instalación de Rafael Lozano Hemmer “Almacén de corazonadas”, realizada originalmente para una antigua sala de una fábrica, después también se pudo ver en la Bienal de Venecia, una interfaz recoge el ritmo cardíaco del visitante y activa las lámparas que la componen en ritmos distintos, de esta forma los espacios se alimentan del cuerpo y su latente interno.

La apariencia rudimentaria del mecanismo que compone “Llegaste con la Brisa 1.5” de la venezolana Mariana Rondón llena de presencias espectrales las burbujas llenas de humo que surgen de sus brazos articulados, efímeras como la superficie donde se proyectan, argumento de lo íntimo.

El cubo blanco del que surgen textos recogidos de la búsqueda en las Web, bajo las claves de palabras y sujetos, en este caso “Tú” y “Ellos”, otorga a la obra “Ambiente de Estereo Realidad 4” de José Carlos Martinat & Enrique Mayorga el aspecto de contenedor de las realidades y las exclusiones derivadas de los contenidos de esa red intangible de la que formamos parte, como ocurre de igual forma en el caos sonoro de que propone Rodrigo Derteano en los registros de las ciudades en erráticos recorridos, como erráticas son las palabras que contienen los libros de “Divergencia Diferente de Cero” de Mariano Sardón, en variaciones resultantes de los sonidos generadas por el público.

Es acertado igualmente incluir en la guía expositiva la solución del montaje a cargo de los arquitectos Fernando Muñoz & Sergio Sebastián, denominado “Fundido en negro”, cortinas de hilos que articulan el espacio de forma sencilla y poética, que arropan las piezas y evitan que las mismas se diluyan en las poderosas salas de LABoral.

Pienso que la exposición marca de nuevo una línea de actuación, casi una declaración de intenciones, de lo que puede deparar en el futuro las propuestas del igualmente emergente Centro de Arte y Creación Industrial, que apenas ha dado sus primeros pasos, algunos dubitativos, otros acertados.

 

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia