AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Callejeo geométrico

0 comentarios

Publicado en La Nueva España

Luis Suárez Lanzas
Del 31 de Octubre al 1 de Diciembre
Galería Dasto. San Vicente,16. Oviedo


La ciudad vuelve a convertirse en la protagonista de la obra de Luis Suárez Lanzas, una ciudad que el artista recorre como el «flâneur», aquel personaje que deambula sin destino y vive la experiencia del «fenómeno de vulgarización del espacio» sobre el que reflexionó Walter Benjamin. En este callejeo urbano irrumpe el paisaje con su historia, convertido en espectáculo o centro productivo, un marco en el que se experimenta la insolidaridad y el gregarismo. Un paisaje politizado que deja huellas especulativas, barrios clónicos, espacios para el ocio y el consumo, pero no para los ciudadanos. Y Luis contempla esta complejidad como un «voyeur» que recrea el ojo en la urbe, pero tomando distancia de la alienación a que está sometida la multitud y hurgando en los aspectos psicogeográficos del paisaje urbano.

Esto propicia una mirada que desemboca en una serie de imágenes fotográficas, seducidas por edificios anodinos e indiferenciados, construcciones basura, semejantes a los establecimientos de «fast food» que potencian un idéntico sabor arquitectónico, poniendo en riesgo la identidad de los lugares. Estos espacios parecen concebidos para satisfacer necesidades básicas donde habita un tiempo sin valor situado entre dos momentos esenciales: la producción y el consumo. Por ello en estos recorridos el artista no busca la belleza, sino escenificar lo que Aldo Rossi considera como los dos rasgos distintivos de la ciudad, la masa y la densidad «que se manifiestan en la continuidad de la ocupación del espacio en el plano horizontal y vertical».
Partiendo, como ya se ha mencionado, de fotografías que son posteriormente manipuladas mediante desenfoques, pixelizaciones, tratamiento de texturas, ampliaciones y alteraciones del color se reinventa la ciudad, alterándose la percepción de la misma. Las imágenes resultantes participan de discursos pictóricos si bien el trazo geométrico manual, realizado con acrílicos o ceras, que caracterizó sus anteriores etapas, ha sido desplazado por estructuras modulares digitales, perdiendo, en el tránsito, ese toque que humanizaba su trabajo, pero ganando en pulcritud, perfección y delicadeza. Estas narrativas se desbordan, en algunos trabajos, por plenitudes abstractas y cromáticas que aun manteniendo las referencias críticas quedan anegadas por los aspectos más pictóricos de la obra.
En este sentido se pueden entender sus dos piezas escultóricas de acero inoxidable, materializaciones de los módulos geométricos que caracterizan sus imágenes, cubos abiertos y enlazados que permiten jugar con su estructura, componiendo diversas figuras en el espacio. Ya en la muestra que tuvo lugar en la Casa Municipal de Cultura de La Caridad (2004), donde presentó unos artefactos escultóricos -cuadrículas de alambre a modo de jaulas- la convicción en una realidad tridimensional introducía un nuevo elemento en el discurso plástico, propiciando un diálogo enriquecedor. En esta ocasión el refinamiento y entidad conseguidos hace posible que podamos hablar de objetos que nos seducen por sí mismos, desde una geometría esencial, adaptable y lúdica.

Luis Lanzas ha sabido, sin dejar de reflexionar sobre la ciudad, adaptar nuevas estrategias de representación, profundizando en la experimentación que le caracteriza y dejando de lado cualquier rastro de banalidad para emprender una revuelta formal que es toda una manifestación de elegancia y esplendor.
 
   
   

 

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia