AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

A jugar

0 comentarios

Publicado en La Nueva España

Playware
Hasta el 21 de Marzo de 2008
Laboral. Centro de Arte y creación industrial
 

Con la exposición «Playware», comisariada por Ars Electronica Linz y el Museum of the Moving Image, Laboral recupera su línea programática, centrada en las nuevas tecnologías y la creación industrial, tras la inexplicable salida de tono que supuso «It's simply beautiful», que con una confusa puesta en escena planteaba una trasnochada reflexión sobre la belleza. En cambio, «Playware» continúa la vía abierta por «Gameworld» -muestra estrella del programa inaugural- apostando por los aspectos lúdicos del juego y relacionando, mediante una acertada selección de piezas, imagen, sonido e interactividad.

La muestra reúne veintitrés obras, la mayoría producidas en Japón, concebidas para diferentes plataformas -PC, Nintendo DS, PSP- que, en un caso, exploran la interactividad con la máquina en un entorno participativo con varios jugadores, o apuestan por el software de los juegos artísticos, más imaginativo y abstracto que el comercial. En estos juegos se potencian las asociaciones sinestésicas favoreciendo la participación activa y creativa del jugador a través de una simplicidad narrativa y unos gráficos minimalistas.

Algunos juegos como «Rez», de Tetsuya Mizuguchi, concebido para la PlayStation 2, y la instalación «Small Fisch», de Masaki Fujihata, Furukawa Kiyoshi y Wolfgang Münch, exploran las analogías que formuló Kandinsky entre los colores y el sonido. En el primer caso, cuando disparamos contra los virus informáticos que asaltan nuestra red producimos un estallido de sonidos e imágenes que pueden recordarnos composiciones psicodélicas. En la pieza «Small Fisch» interactuamos con una pantalla, a modo de lienzo sobre el que vamos jugando con colores y sonidos. En una línea similar cabe entender «Lamascope», de Sydney Fels, un entorno multimedia que permite al jugador situarse frente a una cámara que proyecta su imagen caleidoscópica en una pantalla.

Más interactivos son las propuestas «CircleMaze», de Tina Blaine & Clifton Forlines, y la instalación «metaField Maze», de Bill Keays. Para jugar a «CircleMaze» se precisa la participación de varios jugadores que deben, colaborando entre ellos, situar una ficha en el centro de un laberinto. Los movimientos para reconducir la ficha provocan cambios visuales y auditivos, generando, en función de nuestra pericia, diversos efectos musicales. Bill Keays propone una recreación del tradicional juego «marble maze», en el que un jugador debe conducir la bola por un laberinto, pero en este caso utilizando todo el cuerpo, que, desplazándose sobre el tablero virtual, del tamaño de una habitación, deberá intentar sortear los diferentes obstáculos. Estos proyectos de investigación, con los juegos como grandes beneficiarios -Nintendo ha sabido explotar la interactividad con la exitosa consola Wii-, se acentúa en Gijón con «Tug Of War», una instalación creada en el año 2000 por Ars Electronica Futurelab para la zona recreativa de la Cúpula del Milenio de Londres. En este divertimento el jugador tira de una cuerda real controlada por ordenador, enfrentándose a contrincantes virtuales. Realmente la acción está magníficamente resuelta y uno termina olvidándose de que se encuentra luchando contra una maquina.

La participación española queda reducida a Sergi Jordà -http://www.iua.upf.es/~sergi-, músico y luthier «multimedia», que exhibe el instrumento musical electrónico «ReacTable» -en YouTube se puede ver su funcionamiento- con una interfaz basada en una mesa luminosa sobre la que podemos desplazar diversos objetos que al moverlos y relacionarse entre ellos permiten crean diversos sonidos que se visualizan en la mesa. 
Ciertamente «Playware» no supera el listón, por cierto, muy alto, que puso «Gameworld» -con sus espacios narrativos y críticos que trascendían en muchos casos el sentido lúdico-, pero las diferentes obras -que amplían el concepto de juego- nos proporcionan herramientas para explorar otras realidades artísticas en un escenario donde la diversión está asegurada.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia