AJIMEZ ARTE

Crítica

Luis Feás Costilla

Anclar al Titacnic

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias

Se queja Francisco Crabiffosse de que la crítica asturiana no se haya ocupado del programa de exposiciones que ha comisariado para Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, titulado Extensiones/Anclajes, que en sus dos fases ha dispersado la obra de una quincena de excelentes artistas asturianos por once localidades de la comunidad (Grado, Figueras, Villaviciosa, La Caridad, Cornellana, Candás, Luanco, Langreo, Pravia, Cudillero y Covadonga). Está equivocado: en esta misma página, con motivo de la inauguración del centro, se criticaba, ya de partida, la concepción misma de su proyecto-cuota, un error que absurdamente ha llevado lo más lejos posible del centro de arte de Gijón a los artistas asturianos, cuando a éstos lo que más les interesa, ahora se empieza a comprender, es la mezcla, para medirse de igual a igual con sus colegas foráneos, y en cualquier caso hubiera sido mucho más sensato y más atractivo sacar fuera a los artistas extranjeros.
 Otra cosa es que la crítica asturiana no se haya ocupado de los artistas que han participado en el programa y de cada uno de sus proyectos, pero en este caso el silencio se explica con una sencilla palabra: honestidad. La crítica seria no puede comentar lo que no ha visto y ninguno de nosotros ha llegado a ver todos los montajes, en primer lugar por la propia dificultad geográfica, que, con toda sinceridad, se hubiera solventado mejor si los artistas hubieran sido de fuera, por eso de la novedad y de la curiosidad. En segundo lugar, porque cuando al final te animabas y cogías el coche para dirigirte al quinto pino te encontrabas con que la iglesia o el monasterio estaban cerrados, incumpliendo el horario previsto. Otros han podido hacer el comentario auxiliador a través del catálogo, pero es que los críticos asturianos no recibimos los catálogos ni se nos envían las invitaciones. Lo decía bien un periódico de la competencia: el centro de arte de la Laboral ha buscado desde un principio el reconocimiento internacional a costa de la incomprensión local, y aunque todos, en un primer momento, hicimos votos por la feliz andadura de este enorme paquebote, vacío a diario, así va a ser muy difícil anclarlo, sobre todo si se empeña en parecer sucursal de centros como el Ars Electronica de Linz.

 

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia