AJIMEZ ARTE

Crítica

Javier Ávila

Playware. Sala de juegos

0 comentarios

Concebida como una continuación de la muestra Gameworld, exposición del programa inaugural de Laboral.Centro de Arte, esta segunda entrega hace un intento por profundizar en desarrollos más sofisticados dentro del mundo del videojuego, en su vertiente de juegos artísticos e instalaciones de arte digital para jugadores-espectadores.

Esta continuidad conceptual también se encuentra en el montaje de la misma, aprovechando y reciclando las estructuras diseñadas para su predecesora, una estrategia acertada sin duda,no sólo por el alto coste económico de este tipo de muestras, tampoco se entendería un derroche en este sentido, sino por que unos simples cambios de ambientación acentúan la idea de unidad discursiva.

Comisariada por Carl Goodman y Gerfried Stocker, "Gameworld Expansion pack: PLAYWARE", como la denominan oficialmente, presenta un arsenal de juegos y entretenimientos mucho más avanzados a nivel tecnológico y, sobre todo, en su trasfondo y objetivos conceptuales, mientras Gameworld hacía un repaso más historicista del devenir de estos formatos.

Mención destacada merece reacTable, instrumento musical desarrollado por Sergi Jordá y el Grupo de Tecnología Musical de la Universidad Pompeu Fabra y que se puede ver en funcionamiento en la gira mundial de la cantante Bjork. El dispositivo parte de la creación de redes de ritmos electrónicos según se situen las fichas en relación al centro y entre ellas.

Esta misma semana ha aparecido en los medios el lanzamiento mundial de "Halo 3", nueva versión del videojuego de acción para XBOX. Con un presupuesto de cien millones de dólares sólo para promoción, el coste de desarrollo del juego se desconoce, la oferta es abrumadora en cuanto a calidad gráfica y despliegue visual. Esta noticia me hace tener la sensación de que, hablando de arte digital o juegos artísticos, el creador está en clara desventaja frente a la industria del ocio globalizado respecto a medios para desarrollar sus propuestas, de manera que el posicionamiento posible pasa por el trabajo sobre ideas que abran nuevas vías de investigación, o por el análisis de incidencia de las nuevas tecnologías en ámbitos más cotidianos.

El vídeo-arte ha resuelto esta desventaja frente a la industria del cine adentrándose en la línea discursiva que haga olvidar el despliegue de producción, creo que el uso de la tecnología por parte del artista también irá por estos derroteros.

De cualquier modo, Playware representa una buena muestra dentro de los argumentos de arranque de Laboral. Centro de Arte, coherente con sus principios programáticos en una apuesta no exenta de riesgos y necesitada de un rodaje todavía inicial.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia