AJIMEZ ARTE

Crítica

Gabino Busto Hevia

Pinacoteca y cine Felgueroso, puntales del arte visual

0 comentarios

 

Publicado en la Nueva España 

 

 La asociación cultural Cauce del Nalón ha programado con destino a sus socios y simpatizantes dos visitas comentadas en Langreo para la mañana de hoy, sábado, día 22 de septiembre, en torno a la arquitectura, la pintura, la fotografía y el cinema.

El primer recorrido, que comenzará a las 11.00 horas, tendrá lugar en la pinacoteca municipal de Langreo Eduardo Úrculo, museo de arte abierto a la concurrencia desde el 27 de abril del presente 2007 y sito en el popular barrio del Puente. A continuación, se pasará al cine Felgueroso, en Sama, inaugurado como nuevo centro público de la imagen fotocinematográfica y videográfica el pasado 24 de julio, también del hodierno año. Ambas visitas contarán con la presencia de la señora concejala de Cultura del Ayuntamiento de Langreo, doña Ana Oliva Rodríguez García, y tendrán como ponentes a don Jovino Martínez Sierra, arquitecto gijonés responsable de la rehabilitación de los edificios que acogen las citadas instituciones; a don Eduardo Parra, del área de Imagen del Ayuntamiento langreano, y al autor de estas líneas, en calidad de director de la nombrada pinacoteca.

Es ésta, por tanto, una buena oportunidad para conocer con detalle las peculiaridades materiales, técnicas e históricas de dos de los inmuebles más singulares de Langreo, al igual que los sendos e interesantes patrimonios culturales que actualmente conservan y exponen.

La pinacoteca, que lleva el nombre del famoso creador del arte pop nacido en Santurce, pero cuya brillante carrera se inició en Langreo, se encuentra en el antiguo macelo municipal. Se trata de un elegante conjunto de edificios industriales fechados en 1919, cuyo primitivo proyecto y dirección corrieron a cargo del arquitecto asturiano Casariego.

La rehabilitación de los locales, llevada a cabo desde noviembre de 2005 hasta abril de 2007, dotó de una extraordinaria coherencia y racionalidad los espacios, ya de por sí funcionales, a la vez que respetó con tino los elementos originales del establecimiento, como testimonia el sistema de carriles aéreos sostenido por cinco y cuatro columnas en las naves este y oeste respectivamente y el llamativo depósito de agua, ubicado en el exterior.

El amplio entorno ajardinado, en el que se proyectan la plantación de más árboles, la instalación de un parque escultórico y la producción de pinturas murales de carácter efímero, constituye otro de los atractivos del centro.

Langreo se unió con este esperado proyecto a la red de ciudades notables que cuentan con museos o centros de arte actual en antiguos macelos, como es el caso, entre otros, del Espace d'Art Moderne et Contemporain Les Abattoirs, en Toulouse, o de El Matadero, en Madrid, espectacular complejo constructivo en donde se cohonestó su inicial tipología arquitectónica con el desarrollo de sus novísimos servicios, entre otras razones por haber respetado, como exigían la inteligencia y la cordura, todos sus elementos sustentantes.

La pinacoteca Eduardo Úrculo asumió los fondos artísticos contemporáneos del Ayuntamiento de Langreo, a los que fue anexionada una donación de la Sociedad Cultural La Carbonera. Así, custodia al día de hoy una excepcional colección de pinturas, fundamentalmente de arte asturiano a partir de la guerra civil, en donde figuran representados, aparte del propio Úrculo, autores de distintas generaciones y gran estimación, como Zuco, Antonio Suárez, Beltrán, Lombardía, Herminio, Vicente Iglesias, Helios Pandiella, Xulián Fueyo, Miguel Galano, Pelayo Ortega, Melquíades Álvarez, Ricardo Mojardín, Kely, Lisardo, Natalia Pastor y muchos otros.

Estas colecciones se complementarán con la materialización de proyectos expositivos temporales relacionados con la identidad del centro. Es así como el museo aspira a convertirse, en la medida de sus posibilidades, en uno de los enclaves museísticos especializados en arte contemporáneo de Asturias.

Por su parte, el cine Felgueroso, poderosa obra de forma elíptica modelada por el arquitecto langreano don Juan José Suárez Aller, abrió sus puertas el 4 de diciembre de 1959 con la proyección de la película «Horizontes de grandeza», de William Wyler, convirtiéndose en un emporio para la cinefilia del valle hasta su cierre, en 2002.

El edificio pasó a ser propiedad municipal en 2005, y durante el año 2006 y parte de 2007 el mentado arquitecto don Jovino Martínez afrontó con intrépida creatividad su rehabilitación y acondicionamiento para dotarlo de nuevos usos culturales, mediante la creación de expresivos espacios que, hábilmente engarzados con la fábrica matriz, combinan luz, sombra y color, como también acontece en el propio medio fílmico.

De esta manera, a las dos acogedoras salas de proyección del equipamiento -en una de las cuales, con motivo de la inauguración de su nueva andadura, se repuso el antedicho filme de Wyler- se agregó un espacio en el que se muestra permanentemente la estupenda colección de linternas mágicas, cámaras fotográficas, cámaras de cine y proyectores reunida por el Ayuntamiento de Langreo. En este mismo ámbito tendrán lugar, asimismo, las exposiciones relacionadas con el mundo de la fotografía y el cinema.

Pero el Felgueroso guarda también interesantes tesoros artísticos. De un lado, el techo del pretérito ambigú -junto con un lienzo de muro- presenta una colosal y deslumbrante pintura abstracta, de carácter lírico, articulada mediante líneas negras y campos de color, cuya ideación partió del artista asturiano Antonio Suárez, cofundador del célebre grupo español El Paso, para ser magistralmente adaptada y ejecutada -con motivo de la primera apertura del local- por Jesús Díaz, «Zuco», pintor langreano formado en la extinta Unión Soviética.

De otro lado, en esta nueva etapa el cine piensa incorporar a su espacio interno obras de arte de temática afín a sus prístinos y actuales cometidos, como prefigura el montaje de la curiosa y emotiva pieza «Goodbye Bogart», de Gil Morán, eminente y galardonado artista residente en La Felguera.

El cine de Sama es ya sede de la tertulia cinematográfica langreana «Sala Oscura», y está llamado a constituirse, con la programación de sus ciclos y muestras, en una activa filmoteca, videoteca y fototeca comarcal en la que se darán cita los profesionales y amantes del séptimo arte, el vídeo y la fotografía que vivan en Asturias o pasen por ella.

En los tiempos que corren, en que las salas de cine han sido drásticamente reducidas y segregadas a espantosos centros comerciales, a veces muy distantes de los núcleos urbanos, disponer de un renovado centro cultural en el que se proyectarán con calidad las míticas películas del cine primitivo y clásico, al igual que las mejores obras de nuestro tiempo, es un lujo impagable, que los habitantes de las villas, barrios y pueblos de la Cuenca, al igual que todos los visitantes, podrán disfrutar.

Con la actividad aquí anunciada y comentada, la asociación Cauce mantiene su interés por difundir los bienes culturales del valle del Nalón, a la par que sensibiliza a la ciudadanía acerca de su protección y conservación, esta vez a través de dos instituciones que se esfuerzan no sólo por sostener activas y útiles las artes de la plástica y la fotocinematografía, sino por potenciar decisivamente el papel de Langreo como una ciudad moderna, culta y atractiva.

Gabino Busto Hevia es director de la pinacoteca municipal de Langreo.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia