AJIMEZ ARTE

Crítica

María Elena Palmegiani

Dilo con leds

0 comentarios


 La Escuela de Arte de Avilés, las cercanías del Palacio de Deportes de Gijón, las chapas de La Losa, en Oviedo y el Museo de la Siderurgia en Langreo, han sido el escenario, el pasado sábado 31 de marzo, de la acción colectiva denominada “Led throwies”, una experiencia nacida en Nueva York y fruto de las inquietudes de Graffiti Research Lab, grupo “dedicado a equipar a los artistas del graffiti con las tecnologías de código abierto para la comunicación urbana”, como se puede leer en su página web (http://graffitiresearchlab.com/), en la que también se explican las técnicas que el grupo utiliza y se difunde su mensaje de protesta urbana (el video de cómo hacer los led throwies se encuentra también en You Tube).En la base de esta actuación está el uso de tecnologías open source, de carácter  gratuito, lo que permite a la gente corriente realizar acciones urbanas. Se trata de un concepto relacionado con el mundo del freeware y que aboca la creación desinteresada de software y de soportes tecnológicos como reacción al monopolio de las grandes Corporaciones.
La idea nace de la imposibilidad de cubrir con graffiti algunas superficies tratadas con una especial pintura anti-graffiti: como protesta frente a esta limitación de la expresividad de muchos artistas, nace “Led throwies”, que consiste en lanzar leds (pequeñas bombillas de colores), unidos a una batería de litio y a un imán por medio de una cinta adhesiva, hacia superficies metálicas, para que se aferren a las mismas.  Graffiti Geek, así se define este tipo de “ataque urbano”, es una reinterpretación del graffiti tradicional, puesto que se basa en el uso de proyectores, lasers, leds etc. para escribir mensajes en la calle o en las fachadas de los edificios; su carácter es puramente efímero y el resultado es espectacular y sugerente. Hay ya quien habla de cyber-graffiti para resaltar la profunda relación existente entre el arte callejero por excelencia y las tecnologías.
Puesto que las experiencias “Led throwies” se suelen realizar en horario nocturno para que se aprecien las luces, la gente puede disfrutar de un espectáculo emocionante e insólito: líneas de colores viajan en el aire dibujando figuras abstractas para posarse en la chapa de hierro; de manera totalmente aleatoria los leds perfilan imágenes o bien caen al suelo para ser recogidos y lanzados otra vez. Vicente Matallana, coordinador de la acción “Led throwies”, ha subrayado la potencialidad del uso de tecnologías sencillas y fáciles de usar para crear “algo bonito y divertido”.
“Led throwies” no es la única intervención urbana de Graffiti Research Lab, en efecto, el grupo ha llevado a cabo otros proyectos como “Open city”, cuya finalidad es dar a conocer las técnicas utilizadas por los artistas del Graffiti Geek, o las esculturas hechas con papel de periódico, auténticas obras de arte efímero, que, puestas en la calle, además de despertar la curiosidad de la gente y de sorprenderla con presencias inquietantes, lanzan un claro mensaje a favor del reciclaje.
El evento “Led throwies” es parte del programa inaugural de “La Laboral” que, con este taller, pretende involucrar al público, acercándole a la temática del arte electrónico, un perfecto desconocido para la mayoría de las personas, y haciendo que la gente común pase de ser un simple observador a participar activamente en el acto. En el ámbito del proyecto llamado “Extensiones – Anclajes”, el Centro de Arte de Gijón quiere involucrar a toda Asturias, creando una red de diálogo entre diferentes localidades y ofreciendo una oportunidad de debate para toda la región. Benjamín Menéndez, Cuco Suárez o Pablo Sampedro han hecho posible la acción, puesto que se han encargado de realizar y coordinar las actuaciones en las diferentes localidades. ¿El resultado? Una experiencia sugestiva que ha dejado a mucha gente sorprendida del enorme potencial de las cosas sencillas y auténticas. 50.000 leds han transformado por unas horas aquellos lugares familiares y conocidos por todo el mundo, en algo diferente y novedoso. A la gente común se le ha ofrecido la posibilidad de intervenir en los espacios urbanos, modificándolos e interactuando con ellos y, sin ser simples usuarios, han podido reinterpretarlos y personalizarlos a su antojo.   

 

 

 

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia