AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Luis Feás Costilla

Una exposición redonda

0 comentarios

Publicado en La Voz de Asturias

EXPOSICIÓN: Ángel Domínguez-Gil. Esferas.
LUGAR: Museo Barjola, calle Trinidad, 17 (Gijón). Martes a sábados, de 11.30 a 13.30 y de 17 a 20 horas. Domingos y festivos, de 12 a 14 horas.
FECHA DE CLAUSURA: 25 de marzo.

Ángel Domínguez-Gil es uno de los ceramistas asturianos más creativos. Ramón Rodríguez, que le conoce bien, suele subrayar cómo sus piezas cerámicas suelen alternar la intención escultórica con la estrictamente pictórica, compaginando frecuentemente ambas tendencias. Economista en medios expresivos, sus obras, de escueta geometría cilíndrica, suelen aparecer decorada por signos esquemáticos que horadan la superficie en bajorrelieve y establecen juegos de luz y sombra, en pos de un resultado siempre escultórico, artístico, característico de este profesor de la Escuela Municipal de Cerámica de Avilés, que tras un breve paso por la Escuela de Miranda, donde entró en contacto con Daniel Gutiérrez, se especializó en cerámica escultórica con Ángel Garraza.
Despierto y abierto a las sensaciones cotidianas, pero remiso a exponer individualmente, como le define Ángel Antonio Rodríguez, primero mostró su obra en las Casas de Cultura de Avilés y Castrillón para después tomarse, durante casi una década, un tiempo de reflexión y no volver a exponer individualmente hasta el arranque del nuevo siglo, primero en la galería Cornión y luego en las Casas de Cultura de Vegadeo y La Caridad y en el Museo Antón de Candás o la Posada del Potro en Córdoba, si bien durante esos años fue dando algún indicio de lo que estaba haciendo en las más importantes colectivas de ceramistas celebradas en Asturias, como la VI Bienal Nacional de Arte Ciudad de Oviedo de 1992, que tuvo un apartado dedicado a esta técnica, o sobre todo en las sucesivas ediciones del Certamen San Agustín de Cerámica de Avilés.
En la exposición que ahora presenta en el Museo Barjola, primera que realiza en los últimos tres años, da un paso adelante en su carrera y se interna por el campo expandido de la instalación, en una propuesta en la que, sobre un pedrero, muestra medio centenar de sus piezas cerámicas, redondas y decoradas con incisiones, signos y colores llamativos. Esferas con alma a las que no ha dudado en sacar a pasear por Europa y que en su viveza dan la sensación de que van a salir rodando en cualquier momento fuera del museo, y de hecho lo hacen, en un vídeo solucionado infográficamente por Andrés Cabrera que resulta lo más divertido de la exposición.
ENSEÑAR AL QUE NO SABE

Seguro que a Ángel Domínguez-Gil, cuyas esferas entran y salen del Museo Barjola con gracia infantil, huyendo del celador tras revolverlo todo, también le resulta preocupante, en su condición de profesor de la Escuela de Cerámica de Avilés, la situación que plantea para las enseñanzas artísticas la nueva Ley de Educación, que ha hecho desaparecer la asignatura de Música en tercero de la ESO y la de Educación Plástica y Visual en segundo. Mientras en otras comunidades se ha compensado la pérdida de un curso mediante el aumento de una hora lectiva en los demás niveles, en Asturias todo indica que no va a ser así y encima se plantea que la enseñanza artística en Primaria, tanto en su vertiente plástica como musical, sea de tan sólo de cuarenta y cinco minutos a la semana, por lo que no es de extrañar que se acabe de crear en Oviedo una Plataforma para la Defensa de las Enseñanzas Artísticas, que pretende luchar por el mantenimiento del status quo, sin merma alguna.
 La Plataforma considera con razón que el decreto que se está estudiando aplicar, que atenta gravemente contra la dignidad de las enseñanzas artísticas dentro de la educación general, parte de un criterio tecnicista asombrosamente ramplón, pues la educación musical y plástica es básica para la formación integral del individuo en aspectos tan fundamentales para el individuo como la percepción, la expresión, la comunicación o la creatividad y todo lo que sea restarle horas de estudio y dedicación supone dejar de proporcionar las claves para la comprensión y el análisis crítico del sonido y de la imagen, los dos elementos fundamentales del lenguaje audiovisual, principal medio comunicativo de nuestra sociedad. Es más, el arte, que educa nuestros sentidos y afina nuestra sensibilidad, no debería siquiera impartirse como una asignatura suelta y aislada sino que debería infiltrarse en un sentido más general en nuestra formación, como el leer y el escribir o el sumar, restar, multiplicar y dividir, por mucho que algunos quieran contraponerlo con las matemáticas o prefieran dar lecciones de adoctrinamiento políticamente correcto. La Plataforma por la Defensa de las Enseñanzas Artísticas en Asturias solicita la adhesión de cuantos se muestren de acuerdo con esta reivindicación

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia