AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martin

Ferias sin artistas

0 comentarios


Publicado en La Nueva España


Clausurada la trigésima tercera edición de Arco el pasado 23 de febrero, pocos recordaron que ese día hace 33 años un guardia civil realizó una performance en el Congreso de los Diputados premonitoria de cuanto esta sucediendo, la feria por excelencia del arte español abandona la polémica y se centra en el mercado, su medio natural. Con un presupuesto de 4,5 millones de euros, casi un millón se destina a las relaciones internacionales, invitando -todo incluido- a coleccionistas, directores de museos y periodistas. En este sentido desde que en 2010 tomó el mando Carlos Urroz se ha producido una redefinición Arco, apostando por atraer galerías y coleccionistas internacionales, buscando un espacio que le permita sobrevivir en las aguas procelosas de las ferias de arte, sacudiéndose complejos y creando una distribución espacial más abierta y cómoda, con ausencia de los stands institucionales. A esta edición le benefició la reducción del IVA al sector artístico -el único afortunado de la medida de gracia del Gobierno- lo que permitió que aflorasen algunos brotes verdes, si bien, acertadamente, el artista finlandés Riiko Sakkinen propone, en un gran panel con letras blancas sobre fondo rojo, "Escribid a Papa Noel y pedid trabajo".

Como resultado la feria puede exhibir su satisfacción, 219 galerías de 23 países, con Finlandia, muy flojito, como país invitado y el celebrado regreso de Nicolai Wallner y Peter Kilchmann, aunque siguen ausentes importantes galerías internacionales que no tienen muy claro cómo hacer negocios en Madrid. La gijonesa Espacio Líquido cada año más consolidada, con puntos rojos en todas las obras de Chechu Álava, mostraba propuestas del colectivo Laramascosto, el peruano Miguel Aguirre, el japonés Aino Kannisto, la holandesa Ellen Kooi y la mallorquina Amparo Sard. Avelino Sala acudió con la galería mallorquina Pelaires, Pelayo Ortega y Pablo Armesto con la Marlborough y Fran Meana con la catalana Nogueras Blanchard. Visitas obligadas a Helga Alvear, Juana de Aizpuru, Elvira González, Marc Domènech, Max Estrella, Elva Benítez y Dan Gunn.

Quedan, entre el marasmo de obras, algunas sutilezas políticas, como la propuesta de Daniel G. Andújar que recuerda el asalto del consulado de Bengasi; Miguel Aguirre que se inspira en fotos de prensa para recrear pictóricamente la realidad opresora que vivimos, o Yann Letto que con la pieza "Congress Topless" (Congreso en pelotas) realiza varios pases al día de un espectáculo de topless en la galería T20.

La vida paralela a Arco tiene lugar en las feria Art Madrid dónde acudió la gijonesa Van Dick y el espacio ovetense Cervantes6. Mientras que a JustMad5, que cumple cinco años especializada en artistas emergentes y se consolida como una propuesta solida y con personalidad, Gema Llamazares apostó por los artistas Víctor Garrido, Ana H. Del Amo y Yutaka Morí, este último todo un descubrimiento por el que apostaron los coleccionistas. En JustMad5 además el colectivo PSJM acudió con la galería Trama y se presentó la sociedad PACA (Proyectos Artísticos Casa Antonio) en el área Just Residence.

Y en todas esta ferias ¿qué papel representa el artista? Cuando Carlos Urroz fue nombrado, en el 2010, director de Arco realizó unas declaraciones en las que afirmaba que "las ferias no son lugares para artistas. Los lugares de los artistas son las galerías, sus estudios, el espacio en donde controlan lo que hacen (?)A los artistas no se les pide que estén presentes en la feria". Queda todo dicho.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia