AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Buenos, malos y reguleros

0 comentarios




Texto de Javier Ávila para la exposición  Hasta los cojones 
de pintura que comisario en la Gloria Heldmound

Hay pintores malos, pintores buenos y pintores reguleros, estos últimos la mayoría. Valga esto también para ellas, que no quiere uno caer en lenguajes sexistas y políticamente incorrectos.

Hay pintores mediocres, aburridos, pintores de cocina y técnica pobre. Pintores casposos y llorones, auto-incomprendidos, autores cuya obra siempre mantiene la esperanza de recibir algún día el reconocimiento merecido, osea que su obra se venda a un precio elevado.

Hay pintores del todo a cien, de mueblería y de tienda de diseño cool, pintores abonados a la marina, paisaje y bodegón, de trabajo en cadena. Pintores domingueros, de formato 15 figuras, acuarelistas con tubo de blanco y maletín de madera. Pintores introspectivos, incluso queda alguno de imaginería religiosa.

Hay pintores de veladuras y grisallas, de ricas gamas cromáticas, figuras locales, que cada pueblo que se precie tiene el suyo. Pintores que siguen una tradición o descubridores de técnicas novedosas, casi todas refritos indigestos. Hay osados que se aventuran en ser “modennos”, “vanguardistas” del siglo pasado, figurativos, abstractos y medio pensionistas.

Pintores sutiles como puñetazos, de gesto delicado a cascoporro, de intensas texturas y narrativas mágicas, dignas de prestidigitadores de salas de fiesta. Pintores, casi todos, que no comprenden el éxito de sus colegas y el fracaso propio, siendo ellos magnos artistas y los demás unos sobre-valorados. Pintores con crítico de cabecera quien, con un poco de suerte, estará en algún jurado de algún concurso.

Pintores que salen de los centros de arte echando culebras, atónitos de ver las mierdas que allí se exponen y el poco caso que se le hace a los verdaderamente brillantes, osea ellos mismos. Pintores del “qué hay de lo mío”, de palmadita en el hombro y puñalada trapera, de cuelga-fácil o cadena y gancho, de colores a juego con el sofá.

Pintores de salón y romería, de bailes regionales o espíritu indie, de corte clásico o geométrico, retratistas de corte, beautiful people y políticos de todos los bandos, pintores de acrílicos y técnicas mixtas on canvas.

De todo hay en este panorama nuestro, también hay buenos pintores, no están todos los que son, pero los que son, son.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia