AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jorge Fernández León

Ricos y famosos (¡Ya somos los séptimos!)

0 comentarios

Publicado en El País
Por: Alternativas | 14 de octubre de 2013


Tal parece que al Ministro Montoro no le salieran las cuentas. Y que en su interpretación  del fiasco de nuestra economía, entregada a la troika y en parálisis permanente, son culpables unos pocos millones de sufridos compatriotas. Y al parecer unos cientos de miles están enrolados en el equipo de la cultura.
Por eso el cine español alguna culpa tendrá de su supuesto fracaso, el ivazo cultural ha venido para quedarse, mayormente, y de la quiebra una tras otra de las cadenas de nuestra delicada industria cultural tienen la culpa ellos mismos, sus propietarios y promotores. Son ricos y famosos. Y además de izquierdas. Y, presumiblemente, consumen cocaína. La tormenta perfecta, según nuestro particular “caféparty” cultural. Y tendrán que pagar tanta riqueza.
Así pues, qué nos importa que cierren los cines hasta dejarnos con más de la mitad de las capitales españolas sin una sola sala en los centros urbanos. Es al parecer materia de lujo, por tanto innecesaria en las actuales circunstancias,  la supervivencia de las librerías independientes, de los editores pequeños y medianos, de las galerías de arte, de los negocios de calle relacionados con la música, de las tiendas de divulgación del buen diseño, de las profesiones que irónicamente se incluían entre las llamadas liberales (arquitectura, diseño, música, artes  visuales, escritura creativa o investigadora, artes escénicas y escena en vivo y tantas otras). 
O mejor, es hora de que les den lo que es suyo. ¿El resultado?: Una precarización y pauperización creciente se extiende sobre el conjunto del sector de la cultura española que, oficialmente y en menos de cuatro años, ha perdido al menos un 20% de su empleo, que en cifras ha retrocedido una década.
Las privatizaciones de la gestión de instituciones y equipamientos –aquellos que por el momento no han echado el cierre- van resultando en el empobrecimiento de los perfiles profesionales de quienes se encargan de las tareas, la temporalidad absoluta de sus contratos y los recortes constantes de sus expectativas salariales.
Por eso las prácticas de supervivencia han conducido a los profesionales a reducir, voluntaria u obligadamente, sus ingresos productivos en porcentajes aún no suficientemente estimados, pero brutales. Como ejemplo mínimo significativo, los precios de contratación de la música se han recortado en ese período hasta en un 50%, pudiendo contar con artistas internacionales de prestigio en el campo de las músicas urbanas por cifras inferiores a los 300 euros. En un mercado que en 2009 no encontraría ofertas similares por menos de tres veces ese coste. Y hablamos de los ricos y famosos, no de la liga de los modestos.
Entre tanta miseria, estará el Ministro confortado por la noticia de que cada vez somos más ricos. Perdón, más millonarios. O al menos eso dice el recién publicado informe del departamento de investigación del banco Credit Suisse, en el que España, ¡por fin! Supera el G-8, inalcanzable para anteriores Gobiernos, y se convierte en el séptimo país en crecimiento de millonarios ¡en el último año! (47.000 nuevos miembros del selecto club entre 2011 y 2012) ¿Quiénes son? Seguramente muchos de ellos parecen ser gentes del mundo de la cultura, si atendemos a los comportamientos de nuestro astuto Gobierno. O a lo mejor son otros los que se quedan con el caviar y los fundos.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia