AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Ángel Antonio Rodríguez

Oficio, belleza y poesía

0 comentarios


Publicado en El Comercio
Acerca de las relaciones entre pintura y poesía, dice el escritor Enrique Andrés Ruiz que «aquellas dos viejas hermanas tenían sus talleres independientes, como oficios independientes que eran. El arte total de hoy no es un oficio. Y luego tenían una intención común, que era la imitación de lo real, de lo creado, y en ese objetivo venían a confluir complementariamente». El conocido crítico soriano publicó el año pasado una singular antología, que reúne un conjunto de textos donde la pintura y lo poético confluyen, como también lo hiceron en la exposición que comisarió, hace tres años, bajo el título ‘La pintura en los tiempos del arte. Veinte pintores españoles para el siglo XXI’, que incluía a los asturianos Miguel Galano, Juan Fernández y Chechu Álava.
Chechu Álava (Piedras Blancas, 1973), que reside en París, presenta estos días la exposición individual ‘Sisters’ en la galería Utopía Parkway, de Madrid. Se trata de doce obras dotadas de esa atmósfera simbólica que viene defendiendo en los últimos diez años, una obra analítica, de composiciones aparentemente humildes pero emotivamente complejas, donde constata su madurez y consolida una metodología que respeta la tradición, mirando siempre hacia delante.
Hay en las piezas colgada en ‘Sisters’, la mayoría en pequeño formato, un profundo conocimiento de los personajes implicados, un curioso enredo formal y una sutilidad que incorpora mensajes como el tributo a lo femenino, a lo doméstico, y a esa plasticidad pura, sin trucos, que patentan los cuadros. Chechu Álava, una de las pintoras españolas más interesantes del momento, mezcla varios personajes femeninos que soñaron con un mundo mejor, luchando con libertad y con coraje, como Simone de Beauvoir, Sophie Scholl, Ingrid Bregman o Camille Claudel. Todas independientes, pero también hermanadas bajo esa común demanda de un compromiso cultural, envueltas en esa añorada relación de la pintura con la poesía que tanto escasea hoy y que algunos pintores jóvenes, por fortuna, mantienen como eje discursivo.
En el caso de Chechu Álava, que en la última edición de Arco fue la artistas más destacada de la galería Espacio Líquido, late la esencia de aquella sosegada ‘Olimpia’ que presentó hace dos años, en su última muestra con la sala gijonesa. Hoy, como ayer, su metodología reinventa los temas tradicionales a través de posicionamientos de apariencia lúdica, de lujo narrativo y un importante oficio. Pinta con garantías suficientes para no perder de vista, jamás, las calidades compositivas. Pinceladas tenues que, ás allá del pretexto temático, o la idea de retrato, o de la virtud inherente a cada nueva serie, son que se nutren de verdades tan evidentes como infrecuentes.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia