AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Gloria Heldmound

0 comentarios


Inaugurar hoy en día un nuevo espacio y proyecto expositivo, de manera simultánea en diferentes ciudades desde Gijón a Berlín, presentando en todas ellas el mismo formato y conectadas en tiempo real, es algo que no necesita de demasiada sofisticación ni medios que no estén al alcance de cualquiera, como ha ocurrido recientemente en la apertura de Gloria Heldmound, iniciativa de María Castellanos y Alberto Valverde que plantea un espacio virtual como lugar donde programar, todo esto cuando aún hay personas que dudan de la legitimidad de ciertos medios como herramientas.

No sólo es posible sino que facilita abrir los objetivos y ambiciones de dar cabida a diferentes discursos simultáneamente como es el caso que nos ocupa con tres exposiciones comisariadas por tres conocidos críticos, en el caso de Jaime Rodríguez también artista, programador y otras muchas ocupaciones, quien junto a Semíramis González, gran promesa de la nueva crítica para un cambio generacional tan necesario en la disciplina y Jaime Luís Martín, referente indiscutible en estos menesteres, han trabado una serie de muestras con muy diferente criterio, intereses y discursos.

Jaime Rodríguez se centra, como viene siendo habitual por otra parte en su trabajo, en las posibilidades de vídeo como herramienta y la investigación sobre nuestra propia identidad y la construcción del yo, cuestiones obsesivas y constantes en sus propuestas, en “El dolor de la lucidez” reúne a una nómina de cuatro artistas, Gavin Owens, María Pérez Gil, Sofía Santaclara y Dorianne Wotton, en un soporte que además resuelve la dificultad de proyección y las necesidades de infraestructura con la descarga directa de las piezas desde un ordenador y una conexión.

En el caso de Semíramis González se limita al trabajo de un solo artista, presentando bajo e título de “Gates” los resultados de la última serie de imágenes de Rodrigo Martín, otro joven talento a tener en cuenta.

Por su parte Jaime Luís Martín reúne a creadores que han centrado su punto de mira en la memoria histórica, en las imágenes colectivas y en el recuerdo como medio de reconstruir un pasado inmediato, caso de Luís Lanzas que recurre a sus propios recuerdos de infancia en los ojos de gente cercana con quienes visita lugares con un especial significado para él, ellos son los encargados de las tomas de imágenes que construyen la pieza final, mostrándose a sí mismo como simple aglutinador de experiencias. Carlos Suárez con una serie deliciosa sobre el Palacio Presidencial del destituido Ceaucescu en el ocaso de los regímenes comunistas, o los impecables desarrollos de David Martínez referenciales siempre a la tradición obrera de las Cuencas y la continuada lucha por los derechos de los trabajadores que estos territorios han mantenido casi como una constante, en realidad una necesidad, la misma que aparecen en las imágenes de confrontación y lucha minera, tan desgraciadamente fresca en nuestro ideario colectivo más reciente, vividas por Natalia Pastor en primera persona. Completa la selección de artistas de “Espacios de memoria” Avelino Sala y Jesús Palmero.

Analizadas con detenimiento observamos que no son tan distantes las unas y las otras, habiendo puntos coincidentes de preocupación por una identidad común o individual, en modo de memoria, de introspección o simplemente por recreación de una generación de intereses y anhelos comunes.

Simplemente tocar las puertas, estas se abrirán para acceder a todo ello, a la distancia de un clic en el enlace Gloria Heldmound, encontrando nuevas propuestas en meses futuros.
http://gloriaheldmound.org

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia