AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Se soluciona caminando

0 comentarios

Publicado en La Nueva España


Raquel Estrada-Nora González
Not-Landscape
Del 3 al 26 de Mayo
Sala Borrón
El complejo proyecto de Raquel Estrada-Nora González (Avilés, 1982) se asienta sobre dos conceptos del movimiento situacionista: la deriva que se «presenta como una técnica de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos» y el «detournement» que expresa la posibilidad artística y política de apropiarse de imágenes y objetos creados por el capitalismo y subvertir su significado para producir un efecto crítico. Dos términos que la artista maneja con cierta libertad en su deambulación entre el campo y la ciudad, sin la necesidad de crear situaciones como pretendía Guy Debord, pero operando desde la desorientación y el errabundeo. En medio de estos dos conceptos se cuela el «ready-made» a partir de imágenes que pueden considerarse no artísticas y que, sin embargo, adquieren la denominación de arte situadas en otro contexto.
Como resultado nos encontramos con unas fotografías, tomadas en el condado inglés de Kent y en Asturias, un relato que tiene como protagonista el «no paisaje», lugares sin aparente interés estético pero de fuerte presencia política como las diversas barreras que delimitan las propiedades privadas e impiden el acceso, defendidas, en ocasiones, por cañones de construcción casera. Pero resulta, también reveladora, la obra «Wild Child», una serie de fotografías de plantas que nacen espontáneamente en la ciudad, en los intersticios de muros o de aceras, acontecimientos marginales e invisibles, fuera de los ámbitos productivos y en unos límites imprecisos. En estas caminatas, tránsitos entre lo urbano y lo natural, la artista se encuentra ante una naturaleza colonizada por restos urbanos reutilizados o abandonados y descubre como el paisaje se construye por un complejo juego de relaciones de poder.
Los «not-maps», construcciones anárquicas como resultado de reutilizar imágenes ya manipuladas, son cartografías inútiles que tendrían sus antecedentes en las «metagrafías inservibles» que los letristas exploraron como «collages» de lugares, mapas emocionales. En «not-sculptures» se produce una hibridación entre lo escultórico y lo fotográfico, haciendo referencia a la teoría del campo expandido de Rosalind Krauss, que sitúa la escultura contemporánea entre dos negaciones, definiéndola como la adicción del no paisaje a la no arquitectura. En este sentido hay creaciones interesantes como «Gleaned Sculpture» en la que Raquel agrupa, en el campo, bolas de «paintball» (un juego simulador de guerra) que previamente fueron recogidas en sus caminatas.


Este caminar errático de Raquel Estrada continua una larga tradición artística, que va desde los dadaístas hasta el grupo Stalker. Caminar a la deriva, desorientado, sin objetivo, es un acto inútil, improductivo y por tanto revolucionario, que rompe la lógica del capitalismo y expresa la inadaptación al sistema. Y esta magnífica exposición, comisariada por Ramón Isidoro, reflexiona sobre el sentido político de caminar, sabiendo que uno no siempre avanza en la dirección prevista, pero que, en todo caso, como en la expresión atribuida a San Agustín, «solvitur ambulando», se soluciona caminando.



Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia