AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Semíramis González

“La agonía del destierro”: un poco de mí, un poco de ti

0 comentarios




Marcos Arroyo: “La agonía del destierro”, hasta el 11 de Mayo, Sala Astragal de Gijón.

El miedo humano es un motivo artístico de larga tradición que encuentra en el Romanticismo su máxima expresión, siendo los sentimientos personales y propios del artista una temática con la que trabajar.
En “La agonía del destierro” de Marcos Arroyo (proyecto ganador del Premio Astragal 2011) nos encontramos con algo de esto: algún resquicio romántico, quizá cierta confesión privada, pero sobre todo nos descubrimos a nosotros mismos.
Se trata de una exposición fotográfica y de vídeo donde vemos varios personajes atrapados en un espacio indeterminado pero que se nos muestra claustrofóbico, reiterando esta idea de aprisionamiento a través de cinta embaladora que cubre cada imagen.  Los sujetos,  aferrados a la idea de escapar, sólo consiguen aumentar su angustia.
Resulta interesante si observamos que uno de los personajes es el propio artista: es este el motivo que me lleva a pensar que su exposición habla de lo particular a través del conjunto.
Decía Freud que los mayores miedos y peligros se encuentran en lo cotidiano, en lo que nos es conocido y de confianza; esta reflexión es en la que está pensando Robert Wiene cuando en “El gabinete del doctor Caligari” sitúa el secuestro de la joven en el lecho, en el lugar más íntimo y privado de un individuo.  Hay algo de eso también en “La agonía del destierro”: un expresionismo palpable a través de la fotografía pero especialmente destacado en el vídeo, donde los mismos personajes se muestran en espacios exteriores de cualquier calle de la ciudad atrapados en el agua.
La exposición consigue sorprender a quienes la visitan no sólo por el concepto del proyecto sino también por la técnica utilizada: la cinta de embalar es un objeto cotidiano y común que se convierte aquí en parte esencial de las obras, protagonista de un resultado opresivo.
“La agonía del destierro” puede verse actualmente en la sala Astragal de Gijón hasta el próximo 11 de Mayo; posteriormente se expondrá también en el Valey Centro Cultural de Castrillón.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia