AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Fernando Rueda

Modelo ineficiente y presupuesto posible

0 comentarios


Publicado en http://blogs.elpais.com/alternativas/2012/04/modelo-ineficiente-y-presupuesto-posible.html

Por: Alternativas


Un hombre fotografía una de las obras de la instalación sobre el 'Guernica' de José Ramón Amondarain en el Artium. / L. RICO
Estos son los dos principales argumentos utilizados por el Secretario de Estado de Cultura, para explicar el ajuste en cultura de los presupuestos generales del Estado para el año 2012. Debemos reconocer que no está exento de razón.
Es un presupuesto posible debido a la situación de catástrofe que nos ha instalado en el pensamiento único, -en el que sólo existe una única manera de solucionar la crisis-, en una lógica de mercados a quienes debemos tranquilizar porque "están nerviosos". Pero al margen de este discurso, la realidad es que la reducción del gasto público en cultura es posible, quizá porque los podere públicos no han llevado a cabo políticas de demanda suficientemente eficaces, de manera que los ciudadanos perciban que los servicios culturales son parte prioritaria de sus necesidades sociales básicas. Es decir, se pueden reducir drásticamente los presupuestos en cultura, porque no provoca ningún tipo de alarma social, ni forma parte de una demanda ciudadana clara, ni se defiende desde la política como un derecho de "línea roja". Incluso se podría reducir aún más.
Ciertamente, los recursos públicos destinados a cultura en España no han sido especialmente significativos, siempre por debajo de la media de la Unión Europea y muy lejos de los recursos destinados por Francia o Reino Unido, por ejemplo. Esto no es impedimento para que nuestra cultura se reconozca en el mundo como un elemento fundamental de nuestro potencial de riqueza y creatividad, vinculando a comunidades culturales más amplias, con Latinoamérica y Europa como referentes.
Agentes culturales, creadores, cineastas, artistas, productores, autores, reivindican especialmente este potencial, que si es reconocido por la ciudadanía y por los poderes públicos. En realidad sí existe una demanda clara y argumentada para que se mejoren las condiciones de una política industrial más contundente y eficaz para el sector cultural, que tiene un peso importante en la economía, con un aporte al PIB del 4,1% de media en la última década y de un crecimiento anual cercano al 5%, incluidas las actividades relacionadas con la propiedad intelectual, cifras que están por encima de las del sector de la energía o el de la agricultura, ganadería y pesca.
Se argumenta también para recortar el presupuesto que el modelo de financiación de la cultura es ineficiente, en términos también de lógica de mercado. Pero la solución no consiste en reducir los presupuestos a la mínima expresión. En el último Informe sobre la Cultura española (ICE, 2011), publicado por la Fundación Alternativas, dedicado a su proyección global, encontramos un gran número de datos que acreditan esta ineficiencia, como por ejemplo que apenas 10 de cada cien producciones audiovisuales españolas se ven fuera de nuestras fronteras. En la encuesta realizada a los principales agentes y publicada en el ICE 2011, la esfera peor valorada, de forma casi unánime, es la cooperación y la proyección exterior de nuestra cultura, y el peor lugar lo ocupa sin duda el de las estrategias privadas para la expansión exterior. Entre las demandas del sector, destaca de manera clara la necesidad de internacionalizar nuestra industria cultural y actuar en un entorno global, que nos permita exportar nuestros productos, reorientar estratégicamente hacia el mercado exterior a los creadores y al tejido empresarial de grandes, pequeñas y medianas empresas del sector cultural. Para ello debemos constituir un lugar de encuentro y colaboración, en forma de plataforma de conocimiento, entre los agentes culturales, decisores públicos, creadores, multinacionales y PYMES, que permita una mayor integración de estas últimas en los circuitos internacionales y un mejor posicionamiento de las empresas del sector en general. Así, al menos lo ha entendido la Unión Europea, promoviendo nuevos programas y un significativo incremento presupuestario a partir de 2014, para liberar el potencial de las industrias creativas y culturales europeas.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia