AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Luis Feás Costilla

Una propuesta que debe escucharse

0 comentarios

Cinco años de Laboral Centro de Arte

Publicado en La Voz de Asturias


Un lustro es mucho tiempo para lo bueno y para lo malo, y en cualquier caso hay que felicitar a Laboral Centro de Arte y Creación Industrial de Gijón por haberlo cumplido.
Para lo bueno porque estos cinco años han servido sin duda para estimular el debate artístico y el desarrollo de la creatividad en su sentido más amplio, aunque restringida a una sola parcela del arte contemporáneo, que se centra en lo digital y lo electrónico y se olvida, al menos en sus términos menos conceptuales, del acero y el cristal, el cemento y el carbón, el arte y la naturaleza, tan comunes en el territorio que lo acoge. De la búsqueda del reconocimiento internacional a toda costa por parte de su primera directora, la gijonesa Rosina Gómez-Baeza, llena de ilusión y buenas intenciones en la época de los recursos abundantes y las ediciones de lujo, se ha pasado a la actitud más pragmática y a ras de suelo de su actual director, el franco-norteamericano Benjamin Weil, que busca con naturalidad la interrelación con el medio circundante, sin que eso suponga bajar el listón en absoluto o apartarse de los fines del centro, basados en las nuevas prácticas artísticas.
Ya en su época de comisario-jefe, en sustitución del austriaco Erich Berger, hizo valer sus contactos internacionales en el ámbito de las artes visuales y la creación industrial contemporánea. Ahora que dirige la programación artística pero con menos recursos tiene que enfrentarse a problemas derivados de la etapa de grandonismo, entre los que no es el menor los gastos corrientes generados por los espacios que ocupa, sin duda demasiado amplios para lo que allí se muestra.
Para lo malo, porque la mezcla entre fiesta y seriedad profesional, espectáculo y arte para minorías, que al principio funcionó con relativo éxito, ha ido deshinchándose poco a poco, una vez pasada la sorpresa, como un globo con pérdidas de aire.
De las 343.327 personas que pasaron por el centro el año de su inauguración, en 2007, se ha bajado a las 100.667 de 2011, una cifra de todas maneras importante que la convierte en la tercera institución cultural más visitada de Asturias, aunque en términos relativos; la mayor parte corresponde a usuarios de seminarios y talleres y otras actividades lúdicas, más que a gente que vaya a ver realmente las exposiciones temporales, que, según los datos proporcionados por el propio centro, fueron entre 2007 y 2011 unas setenta, de las que quince pasaron a ser itinerantes.
Para este quinto aniversario se ha establecido un amplio programa de actividades que van desde la instalación Datamatics , del japonés Ryoji Ikeda, hasta la recién inaugurada colectiva Visualizar el sonido , comisariada por Fiumfoto. Tienen al sonido como elemento configurador del arte contemporáneo, en una propuesta que no cabe duda merece ser escuchada y tenida como base de un diálogo que debe dar como resultado un todavía mejor y más participativo centro de arte y creación industrial.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia