AJIMEZ ARTE

Crítica

Jorge Fernández León

El procomún y España en el mundo

0 comentarios

Visto en http://blogs.elpais.com/alternativas/2012/03/el-procomun-y-espa%C3%B1a-en-el-mundo.html

Por: Alternativas | 20 de marzo de 2012


Aunque nada es igual que hace una década (y nada vuelve atrás en la cultura, a pesar de los deseos de algunos), oyendo los pronunciamientos de nuestras nuevas autoridades culturales parece que volviéramos atrás, por enésima reiteración de los tópicos que siguen atormentando nuestros oídos desde tiempo inmemorial. Que si la marca país, que si la necesaria coordinación de estas instituciones o aquellas, que si la eterna pelea entre este y el otro Ministerio. Y de eso no tienen mayor culpa los que llegan, pero resulta sintomático que sus primeras declaraciones vayan por el mismo trillado camino, el que ratifica que la cultura sigue siendo un asunto pendiente para el Estado, que su sentido global en la política del país, su función de cohesión social simbólica, de generadora de diálogos y diferencias, de conversación con los iguales diferentes o su capacidad para generar riquezas en la economía y la ciudadanía, siguen siendo del todo ignoradas en la agenda del presente. Y me temo que el impacto de esta ceguera va creciendo negativamente para nuestra cultura conforme el tiempo nos alcanza.
No andamos en España sobrados de estructuras culturales, pese a la abundante cosecha de instituciones y contenedores surgida de la abundancia y el lujo, y ahora puesta en cuestión en la maraña de la crisis. La industria cultural española, la producción creativa, la distribución y la venta de nuestros contenidos han ido organizándose en medio de una economía mixta en la que los recursos públicos y privados aportaban suficiente energía como para ocupar a casi un millón de personas, según las cifras del extinto Ministerio de Cultura. Pero las piezas que en los países de referencia articulan la solidez del sistema, sean estos las instituciones de formación cualificada para la producción, el negocio o la emprendiduría, los observatorios independientes, los programas de creación de públicos y usuarios, o las estrategias de promoción del valor nacidas de un conocimiento real de la escena cultural, siguen sin funcionar aquí.
Hemos perdido mucho tiempo abobados ante nuestra propia estulticia, admirando los éxitos excepcionales de algunos compatriotas, sin entender su contexto y haciendo de la excepción la regla, mientras seguimos dejando pasar trenes que no vuelven. Y los tiempos ahora sí que han cambiado tanto que las recetas fáciles, esas que nos han llevado hasta donde ahora estamos, no pueden con la complejidad de la realidad, que se nutre de múltiples fuentes. La comprensión de esa multiplicidad es ahora una tarea de estado, para cualquiera que desee hacer que la cultura tenga un papel articulador en el devenir de España en el mundo. Y conforman esa diversidad un conjunto de nuevos escenarios que han de añadirse a la vieja percepción de la cultura como patrimonio o como negocio: la cultura como un conjunto de bienes y valores que pertenecen a la comunidad y a los que la ciudadanía tiene derecho, un factor fundamental en la construcción del procomún. Como un espacio de mestizaje en el que ciencia, tecnología y creación se encuentran y combinan para generar valor añadido. La cultura como una herramienta fundamental de cooperación interna e internacional y como generadora de redes de iguales que dispone de espacios de colaboración nunca hasta ahora imaginables. La cultura como un proceso que promueve entornos sostenibles y ayuda a cambiar valores insostenibles, basados en el hiperexceso del consumo sin límite. Todos esos campos y muchos más, a los que El País viene dedicando interés y atención desde hace un tiempo forman parte también del paisaje más activo de la cultura española y no pueden despacharse sin más como una moda pasajera.
Si se quiere abordar por fin una política cultural en serio, no se puede eludir el reto. Pero es mucho más fácil seguir mirando para otro lado.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia