AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

Ética, Estética y otras hierbas

0 comentarios



Sinceramente hay cosas que, aunque uno intente estar acostumbrado y ponga su empeño en evitar las sorpresas, siguen despertando curiosidad, cuando no estupor.
Hace unos días ha aparecido en un rotativo regional un artículo en el que vertían informaciones de la cosa cultural, (por cierto he intentado encontrar el enlace del artículo y ha sido imposible) dando los argumentos que han llevado a negar la ayuda económica, al parecer prometida con anterioridad, a un artista para su participación en una Bienal de carácter internacional. Entre otras razones se citan las cantidades que en años anteriores, y según las mismas, este mismo creador ya había recibido, aunque también es cierto que no de forma personal, sino para un proyecto por él dirigido.
Si empezamos a sumar cantidades facturadas por trabajos a administraciones públicas en concepto de comisariados y otras especies, sé de algún director general de la cosa cultural que, bajo ese mismo criterio, no volvería a recibir un céntimo en los próximos lustros.
 Quizás el truco que podría utilizar Cuco Suárez es poner la solicitud de la ayuda a nombre de la madre o algún familiar más o menos cercano. Digo esto pues todos conocemos maniobras sorprendentes de proyectos firmados y comisariados por gente que habitualmente no se dedica estos menesteres y que de repente aparecen al frente de exposiciones de más o menos relieve, casi siempre de menos, y cuya cercanía a gente conocida de estos panoramas es estrecha.
La verdad es que no deja de crearme incomprensión las salidas de tono y los argumentos manejados en los últimos meses, sobremanera tratándose y viniendo de personas que considero informadas, inteligentes y con un punto de mira abierto, al menos esa era la imagen que habían transmitido, quizás es que se han despojado de la máscara y ahora enseñan sus verdaderos pensamientos.
Tampoco nos asustemos, la misma facilidad que han demostrado para una cosa la demostrarán para dar los pasos contrarios, según cambien los aires y los tiempos, según lo que convenga decir en cada momento y a quien tengan que vender su valía intelectual.
La cantinela de los recortes y falta de financiación empieza a ser un mantra insoportable, máxime cuando se sabe hay dinero para depende qué proyecto y qué intereses se oculten tras el mismo, de cualquier modo pienso se ha actuado con una torpeza mayúscula al denegar la ayuda a Cuco Suárez, tampoco se trataba de una cifra significativa para ningún presupuesto, alguna comida de protocolo cuesta bastante más, y se había comprometido públicamente con anterioridad. Insistir en justificar la decisión e intentar cargar las causas al mencionado artista ya me parece demencial.
Así que animo a la madre o algún primo, cercano o lejano, da lo mismo, de Cuco Suárez a mutar en artista “super cool” y en la honda, acorde con los nuevos comportamientos, a pedir esta ayuda y todas aquellas que se les ocurran, no se las podrán denegar, ellos no han recibido un céntimo en los últimos años.
 Hecha la trampa, hecha la ley, al parecer.


Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia