AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Javier Ávila

“Ser o no Ser”

0 comentarios


Cuco Suárez. Hamlet
Fundación Municipal de Cultura
Antiguo Instituto de Gijón
Cuco Suárez vuelve a los espacios expositivos con el proyecto “Hamlet”, confeccionado por piezas que inciden en las constantes discursivas del artista, la crisis identitaria, los dispositivos de control, los referentes culturales sobre los que se asienta el creador, los límites establecidos en el desarrollo de la persona y su libertad de pensamiento y expresión…

La muestra presentada en la Sala 2 del Antiguo Instituto quizás peque de un exceso de obras, habría sido deseable la disponibilidad de mayor espacio dónde articularlas sin las interferencias que pueden crear unas imágenes sobre otras, no obstante la contundencia de la mayoría de ellas deja claro lo pretendido, realmente la superposición también genera una retroalimentación de significados, todo es uno, pues todo el guión argumental redunda en la idea de quienes somos y quienes nos permiten que seamos, planteando resortes de resistencia hacia ello.

La pieza central que da título a la exposición supone una de las obras mejor conceptualizadas por Cuco Suárez. Formada por numerosas reproducciones de su propia cabeza, las diferentes formas de resolución de las mismas en multitud de materiales diversos, desde silicona, plomo, barro, cera e incluso hielo, lo que supone la desaparición de la misma y limitada al rastro de agua dejado al derretirse, dota a esta suerte de instalación de una presencia rotunda y poderosa, armando un mensaje de las diferentes caras que cada uno de nosotros mostramos ante las distintas realidades a las que nos vemos enfrentados.

Junto a los vaciados, un video sobre tres pantallas con imágenes auto referenciales del autor en actitudes y acciones cotidianas, imágenes hipnóticas por su montaje en bucle, limitando el movimiento a un solo gesto repetido hasta la extenuación, repetición del día a día, un día de la marmota infinito en el que a veces nos vemos atrapados.

Entre estas dos, un arco de seguridad similar al que nos vigila en los aeropuertos o tantos y tantos accesos a recintos, nos obliga a un paso bajo su umbral, resultado de lo cual el sistema se encargará de insultarnos y recordarnos la poca importancia que podemos tener para los poderes, de la mirada hacia el ciudadano sospechoso de todo, mientras no se demuestre lo contrario, o incluso aunque sea demostrado, y con la que Cuco Suárez participará en la próxima edición de la Bienal de La Habana.



Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia