AJIMEZ ARTE

Crítica

Imagen

Jaime Luis Martín

Post-it en los márgenes

0 comentarios


Nerea S. Lorences
Márgenes,  recorridos y recovecos
Del 3 al 30 de Noviembre
Casa Municipal de Cultura de Avilés

Nerea S. Lorences (Puerto de Somiedo, 1983) trata con sus acciones y performances de abrir espacios infectando lugares convencionales con una indudable actitud crítica y transformarlos temporalmente. Esta artista licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Pontevedra en la especialidad de Escultura ha realizado, posteriormente, un master en Artes y Ciencias del Espectáculo en la UPV/EHU y obtenido la Beca Leonardo da Vinci. En su trabajo reivindica el concepto «post-it city», término que acuñó Giovanni La Varra y que permite entender la naturaleza efímera de estas acciones que deben de realizarse y finalizar sin dejar ninguna marca, al igual que cuando retiramos el post-it. Carecen, por tanto, de voluntad de permanencia y ocupación del espacio público y se conforman con crear islotes que desaparecen igual que surgen.

En la sala, la artista presenta los restos de sus performances, la documentación fotográfica, zapatos y objetos utilizados, principalmente, en la acción titulada «No soy inmune» realizada en la piscina de la Universidad Laboral de Gijón y el III Certamen de Art Shock Shock de Bilbao. Nerea, cubierta con un vestido blanco de papel reciclado que le llegaba hasta los tobillos y un tocado con largas cuerdas que terminaban en bolsas llenas de pigmentos, recorrió las calles hasta encontrar un charco de lluvia. Cortó las cuerdas y el pigmento tiñó el agua al tiempo que empapaba su vestido, convirtiéndola en un pincel en movimiento que dejaba un rastro de color en su recorrido. A esta documentación se une la falda, fotografías y zapatillas manchadas de amarrillo de la performance realizada ante la sala Borrón con motivo de la inauguración de la muestra.

«Aparte de la reactivación de un espacio específico -señala Luis Feás en Papeles Plástica- mediante una puesta en escena lo que busca es un diálogo abierto , primero entre las distintas disciplinas, diluyendo los límites de la pintura, la escultura y la performance, y segundo sobre el hecho de cómo lo que nos rodea nos condiciona y modela como individuos». El proyecto investiga en la necesidad de crear espacios diferentes impregnados de una nueva subjetividad, provocar cambios en las zonas muertas de nuestro entorno, apropiándose de los recovecos, máxime cuando «el capital privatiza progresivamente el espacio público -cito esta frase de Marx que la artista recoge en la presentación de sus proyectos- y las administraciones lo gestionan como una propiedad excluyente».

Resulta preocupante la apropiación del espacio público, del espacio común, limitado por normas, controles, cámaras de vigilancia que escrutan los movimientos de los cuerpos. Las escenografías pictóricas de Nerea contribuyen a reconquistar esos lugares y son un elemento importante de señalización, de diferenciación, aunque prime más la naturaleza pictórica-escultórica que la política. Pero estos post-it en los márgenes se convierten en pequeñas estrategias para rebelarse.

Volver

Comentarios

No hay comentarios a esta critica

Si lo deseas, puedes enviar un comentario a critica:

Envía esta referencia